Universo Blaugrana

Leo Messi, por los suelos en el partido de Champions del Barça en Lyon / EFE

Leo Messi, por los suelos en el partido de Champions del Barça en Lyon / EFE

Los cinco últimos partidos del Barça son de traca

El club catalán necesita una victoria en Sevilla para terminar con la mala racha de los últimos encuentros

Oriol Quintana @urikingkat

21.02.2019 09:18h Actualizado: 21.02.2019 09:24 h.

2 min

El Barça superó sin muchos problemas la famosa cuesta de enero. Con lo que no contaban los culés a principios de temporada es que el mes de febrero es que se jugarían dos clásicos y dos de las salidas más duras de la competición regular.

El equipo de Ernesto Valverde viaja a Sevilla lleno de dudas. Los últimos cinco partidos de los azulgranas dejan mucho que desear: cuatro empates y una victoria. Todo empezó el partido posterior de la remontada (6-1) contra los andaluces. En el Camp Nou se recibía a un Valencia que se iba recuperando poco a poco de la mala primera vuelta. El resultado fue un empate a dos salvado por un Leo Messi con problemas físicos.

A este pinchazo le siguieron dos empates consecutivos. En la ida de semifinales de Copa del Rey sin el argentino de inicio, Malcom pudo igualar en el marcador el gol de Lucas Vázquez en los primeros minutos del encuentro (1-1). Un resultado más que abierto para la vuelta. En la visita a Bilbao (0-0) días después el Barça no consiguió marcarle un gol al Athletic Club. El equipo lo intentó pero los errores individuales y el desorden defensivo hicieron que Ter Stegen fuera el hombre del partido.

Malcom disparando a puerta en la ida de Copa del Rey contra el Real Madrid / EFE

Malcom disparando a puerta en la ida de Copa del Rey contra el Real Madrid / EFE

La única victoria de los últimos cinco partidos llegaba en casa contra el Valladolid por la mínima. Parecía que un equipo a priori asequible para los culés sería ideal para reencontrar el gol y las buenas sensaciones. El partido se decidió desde el punto de penalti (1-0) de Messi, que luego erró otro frente a Jordi Masip. En Lyon el club volvió a demostrar que no está en su mejor momento. Los franceses supieron aguantar los ataques de los blaugranas (25 disparos totales) y dejaron la eliminatoria abierta para la vuelta.

Problemas goleadores evidentes

Este sábado el Barça viaja a Sevilla para disputar el partido liguero contra el equipo de Pablo Machín. Los partidos de esta temporada de los hispalenses son un intercambio de golpes. En situaciones normales, al equipo catalán no tendría que dudar de su pegada pero al no estar finos de cara a gol, puede ser un síntoma de nuevo pinchazo.

Los datos de estos cinco partidos no son muy optimistas. Solo un gol en los últimos tres partidos –contra el Valladolid– y solo desde los 11 metros. En San Mamés y en Lyon el Barça notó las molestias de Leo Messi y la mala racha goleadora de Luis Suárez.

Una foto de Suárez lamentándose durante el partido ante el Olympique de Lyon / EFE

Una foto de Suárez lamentándose durante el partido ante el Olympique de Lyon / EFE

Los sevillanos ya pagaron en el mes de enero los platos rotos de los malos resultados en Copa del Rey. Recibieron una goleada (6-1) que les dejó fuera de la competición copera y puede volver a suceder en Primera División. Vienen dos clásicos seguidos –Liga y vuelta de semifinales– y los del Txingurri necesitan la mejor versión de sus jugadores si quieren seguir optando al triplete.

 
Hoy destacamos