Universo Blaugrana

Una foto de Junior Firpo, jugador del Betis / Twitter

Una foto de Junior Firpo, jugador del Betis / Twitter

La condición inapelable a Junior para fichar por el Barça

El lateral del Betis cuenta con un informe deportivo intachable, pero un pasado personal muy polémico que complica su fichaje

Claudia Granja @c_granjafranch

17.06.2019 18:49h

2 min

Junior Firpo gusta en Can Barça, pero su fichaje se acerca y se aleja. El jugador está totalmente concentrado en el Europeo Sub-21 y no quiere saber nada de su futuro lejos del Benito Villamarín, pero sus agentes escuchan ofertas para presentarlas al lateral una vez finalice el campeonato de selecciones.

La necesidad de fichar a un lateral izquierdo de presente --para dar descanso y competencia a Jordi Alba-- y de futuro es una prioridad en la dirección deportiva azulgrana, pero los informes son parcialmente favorables entorno al jugador hispanodominicano. No ha trascendido de forma muy mediática, pero el pasado del carrilero es una preocupación en la directiva azulgrana y que complica, indudablemente, su fichaje.

Las negociaciones han existido. Se ha tanteado al Betis y al entorno del jugador para conocer la voluntad de ambas partes y mientras el club andaluz está abierto a las negociaciones --con el Barça o con cualquier otro equipo-- también ha habido un feedback positivo de los representantes del jugador. 

Pasado muy polémico

Mientras los informes deportivos del lateral izquierdo son más que optimistas, el problema recae en su vida personal. Velocidad, fuerza física, despliegue ofensivo, edad y conocimiento de la Liga se contraponen a unas declaraciones más que desafortunadas que el jugador realizó cuando tenía 15 años a través de Twitter. En ellas insultó a Leo Messi con frases tan contundentes como "Rata de mierda" o "Te partía las piernas de una patada". Lindeces impropias de un jugador azulgrana y que le alejan del Camp Nou. 

Una foto de Junior Firpo durante un partido del Betis / Twitter

Una foto de Junior Firpo durante un partido del Betis / Twitter

Desde el club son conscientes que el lateral tendría que ser sometido a una limpieza de imagen considerable. Primero por las declaraciones realizadas en las redes sociales y, en  segundo lugar, por su aparente predilección por el Real Madrid. Un favoritismo que también desmintió en rueda de prensa y que justificó por su padre quien sí es aficionado blanco. Su precio, de 30 millones es una baza a favor, pero en esas negociaciones el Barça también tiene otro frente abierto

Llorenç Serra Ferrer -con pasado en el Camp Nou-,abandonó su puesto en la vicepresidencia deportiva del Betis y ahora se deberá negociar con un nuevo interlocutor. Asimismo, la llegada de Rubi al banquillo bético complica la operación. El técnico catalán lo quiere en el Villamarín y de salir reclama más dinero para poder abordar otro fichaje de garantía en su posición. Junior se complica, aunque no es definitivo.  

 

Hoy destacamos