Universo Blaugrana

Koeman dirigiendo al Barça en un entrenamiento / FC Barcelona

Koeman dirigiendo al Barça en un entrenamiento / FC Barcelona

El conejo en la chistera de Koeman contra el Valladolid

El entrenador azulgrana probó por primera vez la defensa de tres contra los vallisoletanos

Oriol Quintana @urikingkat

05.04.2021 12:37h Actualizado: 05.04.2021 12:40 h.

2 min

El FC Barcelona de Ronald Koeman parece que se ha abonado a los tres centrales durante esta segunda vuelta. Este cambio de sistema está ofreciendo muy buenos resultados: presión intensa, más amplitud de campo y un repliegue defensivo que hace sufrir menos. Este lunes, contra el Real Valladolid, todo apunta que se repetirá este sistema.

Fue contra los vallisoletanos la primera vez que el holandés apostó por este sistema el 22 de diciembre. Jugaron Óscar Mingueza, Ronald Araujo y Clement Lenglet. En las bandas, los dos habituales ahora mismo: Sergiño Dest y Jordi Alba. Los culés tuvieron la posesión (62%) y fue un asedio constante a la portería de los locales: 21 disparos, dos palos y tres goles.

Los jugadores del Barça, celebrando un gol ante el Valladolid | FCB

Los jugadores del Barça, celebrando un gol ante el Valladolid | FCB

En ese partido dio buen resultado la apuesta de Koeman. Lo repitió una semana más tarde contra el Eibar en casa, pero el juego no fue tan fluido y con tantas ocasiones contra el Valladolid. Solamente se marcó un gol --obra de Dembelé-- y el choque terminó con empate a uno con gol de Kike tras un error del central uruguayo.

De Valladolid a Sevilla

Durante dos meses, el cuerpo técnico dejó de lado ese sistema y volvió al clásico 4-3-3. No fue hasta el 27 de febrero cuando el Barça volvió a los tres centrales. Era en el Ramón Sánchez Pizjuán en un partido clave para el título liguero. Un pinchazo contra el Sevilla dejaba el club sin prácticamente opciones.

La actuación culé fue muy contundente y consiguieron una victoria por 0-2 (Dembelé y Messi), firmando una de las mejores primeras partes en cuanto a actitud de los jugadores. Los culés hicieron una presión hombre a hombre por todo el campo, recuperando balones en zona alta y buscando la portería rival sin titubeos.

Ousmane Dembelé celebrando su gol contra el Sevilla  / FC Barcelona

Ousmane Dembelé celebrando su gol contra el Sevilla  / FC Barcelona

Este sistema se repitió en Copa del Rey, otra vez contra los sevillanos y con una remontada histórica incluida. También rindió bien ese sistema en el Parc des Princes contra el PSG. Aunque la remontada era prácticamente imposible, se dio la cara y se demostró que es el esquema consolidado.

Ronald Koeman es de tocar las mínimas cosas cuando el equipo va bien y menos en esta situación en que no se puede permitir un pinchazo. Ahora mismo son indiscutibles los tres defensas y los dos carrileros. Empezó en Valladolid y este lunes continuará. ¿Seguirá la buena racha de resultados?

 
Hoy destacamos