Universo Blaugrana

Los jugadores del Barça celebran un gol frente al Tottenham / EFE

Los jugadores del Barça celebran un gol frente al Tottenham / EFE

La conjura del vestuario en ausencia de Messi

Los pesos pesados de la plantilla del Barça han dado un paso al frente y han asumido la responsabilidad de llevar al equipo

Claudia Granja @c_granjafranch

22.10.2018 11:00h Actualizado: 22.10.2018 11:08 h.

2 min

Leo Messi será baja durante tres semanas tras romperse el radio del brazo derecho durante el partido frente al Sevilla. Una baja muy sensible para una semana marcada en rojo en el calendario. Su recuperación empieza este lunes y los médicos ya han descartado la necesidad de operar.

Asimismo, staff técnico y médicos han acordado que no se correrá ningún riesgo con el jugador. Esta semana es de vital importancia,. con partidos contra el Inter de Milán y el Real Madrid donde se notará más su ausencia, pero el resto de compromisos el equipo no tendrá tanta presión. Por ello, el vestuario ha dado un paso al frente. Saben de la importancia de Leo Messi en el verde, pero quieren demostrar que el equipo también es capaz de ganar y jugar bien sin él.

Ganar y demostrar

Ivan Rakitic fue uno de los primeros jugadores que lanzó ese mensaje públicamente. Atendió a los micrófonos de Movistar El Partidazo y pese a que reconoció la importancia del capitán en el terreno de juego como mejor jugador del mundo, también mandó un mensaje de optimismo. El Barça tiene plantilla suficiente como para ganar sin Messi.

Esa conjura oficializada, se pudo ver sin conversación previa durante el partido. Tras unos minutos de incertidumbre, cuando los azulgrana vieron que Leo se marchaba camino de los vestuarios cambiaron el chip. Los tres puntos para recuperar el liderato eran vitales y el marcador estaba a favor. 

Luis Suárez fue el primero en asumir galones y tirar del carro, especialmente arriba. Rakitic y Busuqets hicieron lo propio en la medular y Piqué y Ter Stegen coordinaron la defensa. Los capitanes deberán tomar el relevo en el terreno de juego. Suplir a Messi es imposible, pero saben que el calendario no se detiene. 

Suárez celebra su gol frente al Sevilla / EFE

Suárez celebra su gol frente al Sevilla / EFE

Disipar las dudas

Frente al Sevilla el equipo volvió a demostrar una versión más completa de su juego. Arrastraban dudas en el campeonato doméstico y pudieron encarrilar un partido complicado en los primeros 15 minutos. El resultado a favor antes de la lesión del 10 azulgrana (2-0) dio oxígeno al equipo, pero también demostraron que tienen llegada arriba sin él y fueron capaces de marcar dos tantos para cerrar un marcador que nunca peligro, pero que tembló en distintas etapas del juego. 

El vestuario sabe que necesitarán dar una mejor versión de ellos mismos. Con Leo en la grada, no hay nada a lo que ampararse más que al esfuerzo y a la organización colectiva. El ADN Barça tiene que ser la base, más que nunca, para sumar los difíciles seis puntos que se avecinan esta semana. Es una oportunidad única: primero de asegurar el pase a octavos y de vencer al eterno rival en casa para sacarle seis puntos. La messidependencia deberá quedar atrás.

Nuevas oportunidades 

Asimismo, la sensible baja del argentino será una oportunidad para el equipo en general y para el jugador llamado a ocupar su puesto en el once titular. Ernesto Valverde maneja varias opciones, y el debate se centra en alinear a un delantero más y retrasar a Coutinho o dejar al brasileño junto a Suárez para dar paso a Rafinha, Arturo Vidal o Sergi Roberto en la medular. Una oportunidad de oro para jugadores que, hasta la fecha, se han resignado al banquillo o a la grada. 

Una prueba de fuego para el que sea el elegido, pero que puede cambiar la perspectiva del entrenador extremeño. Valverde está obligado a rotar sin su estrella. 

 
Hoy destacamos