Universo Blaugrana

Una foto de Coutinho durante el partido frente al Inter de Milán / EFE

Una foto de Coutinho durante el partido frente al Inter de Milán / EFE

Coutinho da un golpe sobre la mesa para callar a sus críticos

El brasileño recuperó su mejor versión frente al Inter de Milán, acabó el partido y buscó el gol constantemente

07.11.2018 12:20h Actualizado: 07.11.2018 12:20 h.

2 min

Coutinho se examinó por enésima vez con el Barça y por fin, tras muchos partido marcados por la intermitencia de sus actuaciones, aprobó con nota frente a su exequipo. La calidad del brasileño no está en entredicho, pero tras la lesión de Messi, incluso mucho antes, el barcelonismo esperaba un paso al frente por parte del 7.  

Cou enamoró al Camp Nou la pasada campaña. Marcó, asistió y pese a evidenciar sus carencias defensivas --especialmente con Dembelé también en el verde-- esta temporada se ha erigido como el tercer delantero del tridente azulgrana. Es un indiscutible para Ernesto Valverde, pero sus actuaciones han ido de más a menos, hasta este martes. 

Por ahora, mantiene la etiqueta del fichaje más caro de la historia del club, pero apenas ha tenido una incisión directa en el juego azulgrana. Sus primeras partes han sido buenas, pero con el paso de los minutos su figura se apaga hasta desaparecer y acabar sustituido.

'Vendetta' y reivindicación

Volvió al que fue su casa y, por fin, logró firmar un partido acorde con la talla de jugador que es. Se asoció ofensivamente con Suárez a la perfección y se hizo dueño de la medular para generar juego y de la banda izquierda, por fuera cuando Jordi Alba descansaba y por dentro para jugar entre líneas. 

Coutinho lleva el peso del ataque del Barça contra el Inter / EFE

Coutinho lleva el peso del ataque del Barça contra el Inter / EFE

A Cou nunca le quema el balón e hizo gala de ello. Dio un recital de fútbol, de físico y de visión de juego al alcance de muy pocos. Suárez volvió a ser el líder, pero Coutinho estuvo a la altura del uruguayo. Busco el gol desde su posición favorita, escorado desde la izquierda para buscar la rosca a media distancia-- pero solo la mala puntería y Handanovic le frustraron de firmar una actuación perfecta. 

Apenas perdió esféricos y mejoró en defensa. Cubrió la posición de Jordi Alba cuando el lateral más lo necesitaba y cerró espacios para evitar los contraataques de los neroazzurri en la segunda parte. 

Los azulgrana acabaron firmando un empate frente a un rival inferior, pero el recital de fútbol ha quedado grabado a fuego en las retinas de todos los presentes. La primera parte tiene su sello. Este es el Coutinho que exige el barcelonismo con o sin Messi en el terreno de juego. A este nivel, Coutinho, Suárez y Messi pueden volver a ser el tridente más temido de Europa. 

 
Hoy destacamos