Universo Blaugrana

Una foto de Philippe Coutinho durante el Brasil - Paraguay de la Copa América / EFE

Una foto de Philippe Coutinho durante el Brasil - Paraguay de la Copa América / EFE

Coutinho vuelve a su versión Barça, pero Brasil aún respira

La 'canarinha' se clasifica en una tanda de penaltis agónica ante Paraguay pese a la superioridad numérica y el sinfín de oportunidades claras

Claudia Granja @c_granjafranch

28.06.2019 09:49h

2 min

Brasil está en lal semifinales de la Copa América 12 años después tras vencer este jueves a Paraguay en una tanda de penaltis agónica que fue la continuación de un partido de infarto. Infarto por las ocasiones erradas y no por el juego de una selección que se presumía superior, pero que revivió los males del Mundial de 2015 como anfitriona. La canarinha recuperó la sonrisa gracias a Alisson y espera rival, la Argentina de Messi o la Venezulea que dirige Dudamel, para batirse en semifinales. 

Brasil sigue vivo, con serias dudas, y Coutinho preocupa. El brasileño había recuperado la sonrisa con la seleçao, pero ante Paraguay, clasificada como mejor tercera sin haber ganado un solo encuentro, puso en jaque al conjunto de Tite. La canarinha fue incapaz de derribar el muro defensivo del conjunto de Berizzo incluso con inferioridad numérica durante más de 35 minutos de la segunda parte tras la expulsión de Balbuena. Y ni con diez, ni encerrando a Paraguay sonrío la fortuna de cara al gol. 

Coutinho, muy espeso

El 7 azulgrana heredó la batuta de líder tras la lesión de Neymar. Un rol que había ejecutado a la perfección en la fase de grupos y que este jueves se desvaneció. Participó, pero apenas tuvo incidencia en el juego ofensivo o, al menos, el que verdaderamente genera peligro. Tan solo una ocasión, aunque la más clara de la primera parte, salió de sus botas. Un disparo escorado que atajó Gatito Fernández, el héroe de la noche de la selección guaraní. 

El azulgrana llegó tan frío al Arena do Gremio como el resto de sus compañeros, y según pasaron los minutos, los miedos y los fantasmas parecieron apoderarse de los brasileños. No había forma de derribar un muro defensivo que también tuvo alguna ocasión para dar la sorpresa. Ni contra diez, ni con un añadido de siete minutos Brasil pudo evitar la lotería de los penaltis. Fue allí cuando Coutinho volvió a tener el gol en su cabeza, pero erró solo ante el guardameta en un remate incomprensible. Solo en el área chica, remató de cabeza hacia atrás. Un despeje involuntario que tampoco pudo aprovechar Gabriel Jesús. Tampoco pudo Willian, quien se topó con el poste en el 90. Cou emuló el error en un disparo en el 97 que topó con un defensor. Tan poca efectividad se acabó decidiendo  en los once metros, aunque esta vez contaron con Alisson. 

Un final agónico en el que el cancerbero del Liverpool volvió a brillar con luz propia. Tuvo poco trabajo durante 90 minutos, una intervención milagrosa a Derlis González en el 28 y poco más, pero intimidó a Gustavo Gómez para detener el primero y a Derlis González, para el quinto, pese al fallo de Firmino en el tercero. Brasil es anfitriona y una histórica, pero no intimida a nadie. Tampoco es excusa la ausencia de Neymar. Tiene selección de sobras para rehacerse de su baja. Ahora espera rival en semifinales, donde Messi podría dar paso al superclásico de América. 

Coutinho espera las semifinales para dar el paso definitivo al frente y continuar con su revalorización en el mercado. 

 

 

Hoy destacamos