Universo Blaugrana

Una foto de Eric Abidal, secretario técnico del Barça / Twitter

Una foto de Eric Abidal, secretario técnico del Barça / Twitter

El nuevo crack que se cuela en la agenda de fichajes del Barça

El club azulgrana sigue muy de cerca la evolución de una de las estrellas holandesas de la temporada

Redacción Culemanía @culemanias

14.10.2019 13:29h

2 min

La prioridad para la próxima temporada está clara, solo falta elegir al candidato. El Barça apostó por reforzar la plantilla, pero en el intento de traer a Neymar Jr. de nuevo al Camp Nou y dada la inversión en otros fichajes como Griezmann o De Jong se dejó a un lado una de las incorporaciones más necesarias; un delantero centro.

Luis Suárez continúa siendo el 9 indiscutible, con apenas competencia directa, pero la situación cambiará radicalmente el próximo verano. Ya tendrá 33 años y el club deberá buscar un relevo de garantías para el uruguayo. Es una operación y un fichaje clave que el club lleva estudiando desde hace temporadas, pero por el que todavía no ha encontrado un candidato que cumpla con el perfil. Jovic, Lacazzette o Chucky Lozano sonaron el pasado verano, pero ninguno llegó a buen puerto.

Prioridad

Ahora, y con la confección de la plantilla realizada para las próximas temporadas, la demarcación que toma prioridad es la referencia ofensiva. Un puesto de máxima exigencia, por el que el Barça ya estudia distintos nombres, y en el que de momento gana enteros uno de los descubrimientos de la temporada. 

Se trata de Donyell Malen, compañero de Frenkie de Jong en la selección y el máximo anotador de la liga holandesa. El delantero del PSV, de 20 años, apunta maneras. Lleva diez goles en nueve partidos en la Eredivise. Su nombre ya está en la lista de la secretaría técnica y ya estaba en la prelista el pasado curso. Nueve por naturaleza, con gol, recursos técnicos y un perfil similar al de Suárez, trabajador y sacrificado. Además, cuenta con mayor polivalencia que el charrúa, mayor velocidad y técnica. 

El problema

En el PSV ya saben que el Barça le siguen y su cotización podría aumentar de mantener el nivel, algo similar a lo que ocurrió en el Ajax con De Jong o De Ligt. La apuesta económica que baraja el club catalán es de 50 millones de euros, pero el precio no es el único inconveniente. 

Y es que en caso de querer hacerse con los servicios del holandés el Barça volvería a verse las caras con Mino Raiola. El italiano es el representante del ariete y la relación entre éste y el club catalán no son precisamente buenas. Fue una pieza clave para que finalmente De Ligt no acabara de azulgrana. 

Pese a que tiene buena relación con algunos dirigentes azulgranas, es un hueso duro de roer en las negociaciones y esperará a final de temporada para buscar la estrategia perfecta y sacar la comisión más elevada por un jugador que no durará mucho en una liga menor como es la holandesa.

 
Hoy destacamos