Universo Blaugrana

Piqué recibe tarjeta amarilla en el Signal Iduna Park / EFE

Piqué recibe tarjeta amarilla en el Signal Iduna Park / EFE

El dato sobre Piqué que dispara las alarmas en el Barça

El central catalán no está todavía a su mejor nivel y la falta de clarividencia en el juego le condena a una estadística preocupante

Claudia Granja @c_granjafranch

18.09.2019 13:12h

1 min

Jugador o balón. Esa es una de las directrices que se da en muchas escuelas de fútbol y que escenifican aquellos jugadores más duros, pero también --normalmente-- con menor calidad técnica. No es una norma que se establezca en el Barça, donde se valoran otras cualidades en los defensores, pero sí es un recurso al que recurren muchos cuando se ven sobrepasados. 

La defensa azulgrana todavía no ha llegado a su mejor nivel esta temporada y mantiene intactas las dudas que sembró la temporada pasada y que se agudizaron en el tramo final de temporada. Piqué fue el mejor, sin duda, de la zaga azulgrana, pero tardó en coger el ritmo. Una dinámica que parece repetirse esta temporada y que ratifican los datos. 

El central catalán ha visto, sorprendentemente, amarilla en casi todos los encuentros que ha disputado hasta la fecha. La última, fue este martes en el estreno europeo ante el Borussia Dortmund (0-0). En la frontal del área y completamente superado, derribó de forma muy clara a Achraf. Una falta que Alcácer estrelló en la barrera, pero por la que el central estuvo amonestado desde el minuto 50 de partido. 

Preocupante

Mientras Rakitic sí vio la amarilla por unas manos claras en el 70, el central catalán se salvó de la expulsión por una acción similar en el 73. El colegiado consideró que la voluntariedad no era la misma y libró a Piqué de la segunda amarilla del encuentro, pese a las quejas de los alemanes. 

Primera amonestación en Champions y cuarta de la temporada con tan solo cinco partidos disputados. El zaguero se libró en la goleada al Valencia (5-2), pero vio amarilla en el estreno liguero en San Mamés, ante el Betis y también en El Sadar tras cometer el penalti que dio el empate al Osasuna.

Una foto de Gerard Piqué lamentando un gol del Osasuna / EFE

Una foto de Gerard Piqué lamentando un gol del Osasuna / EFE

Tres amarillas en cuatro encuentros del campeonato doméstico y una en Champions. Un dato alarmante por distintos motivos. El primero su faltade clarividencia en el juego o en ocasiones la obligación a la que se ve sometido para evitar goles rivales. El segundo, que con dos tarjetas más en Liga deberá descansar un encuentro y en el banquillo solo está Todibo.

 
Hoy destacamos