Universo Blaugrana

Semedo, Arturo Vidal y Jordi Alba celebran el gol de Dembelé al Espanyol / EFE

Semedo, Arturo Vidal y Jordi Alba celebran el gol de Dembelé al Espanyol / EFE

Los datos más preocupantes del Barça de Valverde

El equipo culé se ha visto superado en posesión debido al físico y la verticalidad de las apuestas del técnico

Oriol Quintana @urikingkat

24.12.2018 13:17h Actualizado: 19.10.2020 09:28 h.

2 min

La apuesta del Barça de Ernesto Valverde de dar la titularidad a Ousmane Dembélé y a Arturo Vidal tiene unas claras consecuencias. Los culés han visto como ha bajado la estadística de posesión en los últimos partidos incluso llegando a perderla en algunas ocasiones.

El planteamiento de los últimos encuentros es más vertical de lo que estamos acostumbrados. El extremo francés siempre busca portería y no está dado a la combinación en horizontal.

Pasa lo mismo con el centrocampista chileno. Arturo Vidal cogió el relevo de Paulinho y es un falso interior que se suma al ataque constantemente. Con él, el equipo crea más ocasiones de gol y sorprende a las defensas rivales pero los encuentros a menudo están faltos de control.

Apuesta física, falta de control

La entrada de Dembélé en los onces tiene una repercusión clara. El extremo es una de las principales amenazas para las defensas rivales y el gran generador de ocasiones de lo que llevamos de curso.

Una imagen de Arturo Vidal ante el Villarreal / EFE

Una imagen de Arturo Vidal con el Barça ante el Villarreal / EFE

Arturo Vidal es un caso parecido. El chileno es un portento físico y es un jugador de área a área. Pocas veces mantiene una posición estática y eso genera una cierta pérdida de control.

Ernesto Valverde de momento ha apostado por los perfiles físicos del chileno y el galo y ha dejado en el banquillo a Philippe Coutinho y a Arthur Melo. Con los brasileños, el Barça tendría menos verticalidad pero se ganaría en control y técnica.

Posesión perdida ante el Celta

El Barça consiguió este sábado una victoria de mérito ante el Celta de Vigo. Los gallegos han sido la bestia negra de los culés en las últimas temporadas. El pasado fin de semana el Barça superó a su rival por dos goles a cero.

El partido solo tuvo primera parte. En la segunda, los jugadores estaban más pendientes de las vacaciones navideñas que del terreno de juego. Esto se plasmó en la estadística de posesión. El Celta superó al Barça en posesión con el 55,4% frente a al 44,6%. Lo mismo pasó en el Ciutat de Valencia con un partido decidido en el descanso (0-4).

Ousmane Dembelé se tropieza ante Rubén Banco y desata la locura en el Camp Nou / EFE

Ousmane Dembelé (Barça) se tropieza ante Rubén Banco y desata la locura en el Camp Nou / EFE

Es curioso que este dato de posesión se dio en la segunda parte en que el Txingurri dio entrada a Arthur Melo y Coutinho por Dembélé y Arturo Vidal. El control buscado por el técnico cedió el protagonismo a la verticalidad del Brais Méndez, Pione Sisto y compañía.

Ya en el último partido de Champions League ante el Tottenham Hotspur, los culés perdieron la posesión. El equipo se vio superado por la insistencia de los ingleses que necesitaban puntuar para pasar a siguiente ronda. En el partido que terminó con empate a uno, los spurs consiguieron una posesión de 51,5%.

Parece que la apuesta desde el equipo técnico da buenos resultados pero el control se ve afectado. Aun así, los culés han conseguido mantener la racha de portería a cero en cuatro partidos ligueros consecutivos. Pese a pérdida de posesión, este sistema aporta más que quita.

Hoy destacamos