Universo Blaugrana

Semedo lamenta el segundo gol del Granada / EFE

Semedo lamenta el segundo gol del Granada / EFE

Los cinco grandes defectos del Barça en Granada

El conjunto azulgrana completó un partido para el olvido en el nuevo Los Cármenes

Pau Beya Acero @pbeya96

22.09.2019 20:07h

2 min

El horrendo partido que perpetró el FC Barcelona en el Nuevo Los Cármenes obliga al análisis y la reflexión. Es inadmisible que el conjunto azulgrana sea vapuleado y ridiculizado de la forma en que lo fue en Granada. Parecía el encuentro ideal para romper la mala racha fuera de casa, pero el cuadro nazarí no dio ninguna opción a los de Valverde.

El partido se torció desde el primer minuto. Tras el gol inicial de los locales, el equipo catalán no levantó cabeza. Los de Diego Martínez pasaron por encima del vigente campeón de Liga a lo largo de todo el encuentro. Sin restar méritos al Granada, que cuajó un enorme partido, fue el FC Barcelona, con cinco grandes defectos, el que tiró el duelo y selló su segunda derrota en tan solo cinco jornadas.

Sin juego

El mayor problema de los de Valverde fue la nulidad de ideas en la construcciónFrenkie de Jong era el encargado de dar salida al balón desde atrás, y la mayoría de las veces lo logró con nitidez. Pero cuando el Barça llegaba a campo contrario, se quedaba sin ideas. Ivan Rakitic y Sergi Roberto no lograron darle velocidad al esférico. Practicó un fútbol horizontal y previsible y no logró hilvanar ni una sola jugada colectiva.

Rakitic en el partido contra el Granada / EFE

Rakitic en el partido contra el Granada / EFE

Derivado de esto, otro de los aspectos que penalizó al FC Barcelona fue la falta de recursos en ataque. En la primera mitad Carles Pérez, Griezmann Luis Suárez ni tan siquiera se acercaron al área de Rui Silva. Tras la reanudación, el equipo catalán solo tuvo dos armas: Ansu Fati Leo Messi. Desequilibraron en diversas jugadas, pero tampoco pudieron amenazar en los metros finales.

Sin actitud

El tercer problema, y quizás el más alarmante, fue la poca actitud de los jugadores. Fue preocupante, como si vencer al Granada no les motivara en absoluto. Más allá de la poca movilidad en ataque y la poca intensidad que imprimieron, ver a los jugadores ir andando a servir los saques de esquina fue deprimente. Los aspectos técnicos y tácticos se pueden entrenar. La actitud, no.

Relacionado con esto encontramos el cuarto defecto del FC Barcelona en el Nuevo Los Cármeneslos balones divididos. Cuando el esférico se quedaba en tierra de nadie, acababa en posesión de los locales. El conjunto nazarí tuvo más intensidad, no tuvo miedo a meter la pierna y no se arrugó. La diferencia de actitud entre un equipo y otro fue abismal.

Despistados

El último handicap de los blaugranas en Granada fueron los balones perdidos producto de la poca tensión que imprimieron los de Valverde al encuentro. La primera pérdida fue la más dolorosa: Junior Firpo le regaló el esférico a Roberto Soldado y este dejó solo a Antonio Puertas para que encarara a Ter StegenAzeez culminó la jugada. Fue solo uno de los muchos balones que perdió el conjunto catalán el pasado sábado.

Junior Firpo en el partido contra el Granada / EFE

Junior Firpo en el partido contra el Granada / EFE

El segundo tanto también nació de un error individual, en este caso de Arturo Vidal. El futbolista chileno fue con todo a rechazar un servicio de falta, dejando los brazos despegados de su cuerpo. El centro impactó en su brazo derecho y, tras consultarlo con el VAR, el colegiado indicó penalti. Absurdo e infantil, pero penalti.

El FC Barcelona no se puede permitir otra derrota como la de Granada. Debe pulir todos estos defectos y seguir explotando sus virtudes para sacar adelante los partidos. La imagen que dejó el club catalán en el Nuevo los Cármenes fue alarmante. El próximo martes, ante el Villarreal, se podrá ver si lo del pasado sábado fue algo casual o si, por el contrario, es el nivel real del equipo azulgrana.

 
Hoy destacamos