Universo Blaugrana

Ansu Fati y Ousmane Dembelé en un fotomontaje / Culemanía

Ansu Fati y Ousmane Dembelé en un fotomontaje / Culemanía

Dembelé y Ansu Fati, los motores de ilusión de la afición del Barça

Los dos extremos pueden tener mucho más protagonismo con la llegada de Koeman al banquillo culé

Oriol Quintana @urikingkat

10.09.2020 10:46h Actualizado: 10.09.2020 10:59 h.

2 min

Nueva temporada, nuevas oportunidades. El FC Barcelona ha iniciado una nueva temporada con varios cambios en la estructura respecto al curso pasado. La mano de Ronald Koeman ya se empieza a notar y se esperan muchos más cambios de ahora en adelante. Un de ellos puede ser un cambio en la formación.

Tanto con Holanda como en otros clubes que ha dirigido el holandés, hemos podido ver como tiene cierta predilección por el 4-2-3-1, un planteamiento teóricamente más ofensivo que el 4-3-3 y potenciando la figura del mediapunta. Todo apunta que esta posición entre líneas sería para Leo Messi o Antoine Griezmann.

El hecho de sacar al argentino o al francés de la banda, dará muchas más opciones de jugar a dos jugadores que piden a gritos regularidad: Ansu Fati y Ousmane Dembelé. El primero apenas acaba de irrumpir en el primer equipo y necesita minutos mientras que el segundo espera olvidar de una vez por todas sus problemas musculares.

Ansu Fati, experto en la izquierda

El juvenil ya brilló el curso pasado con Ernesto Valverde y Quique Setién, mostrando un atrevimiento impropio de su edad. Terminó el curso en buen estado de forma --ocho goles en 33 partidos oficiales-- y parece que ha empezado esta de la mejor manera: con la selección española también demostró de lo que es capaz llegando a marcar contra Ucrania.

Ansu Fati en un entrenamiento del Barça durante la pretemporada / FC Barcelona

Ansu Fati en un entrenamiento del Barça durante la pretemporada / FC Barcelona

Los culés están ilusionados con el joven de 17 años, pues formará parte desde ya del primer equipo. Si se reubica Griezmann, habitual en la banda izquierda, podría hacerse un hueco en los onces de Koeman. Eso sí, el club sigue trabajando en el fichaje de Memphis Depay, que seguro que le quitaría algunos minutos de calidad.

Cuarta oportunidad para Dembelé

Aunque sonó en numerosas ocasiones la salida de Ousmane Dembelé del Camp Nou, esta parece que no va a producirse ahora mismo. El Mosquito de 23 años disputará una cuarta temporada con la camiseta azulgrana y todos esperan que sea la de la regularidad y la de la consolidación.

El galo ha tenido la mala suerte de lesionarse en cada uno de los años en que ha estado en Barcelona. La última, de especial gravedad: cayó del tendón proximal del bíceps femoral de la pierna derecha y se estuvo más de seis meses de baja. Es evidente que su situación genera gran desconfianza.

Pero Dembelé tiene la capacidad de motivar a los aficionados. Es uno de los extremos puros de la plantilla y, siempre que ha podido jugar, ha demostrado ser un perfil especial. Por ese motivo se pagaron 100 millones de euros en 2017. El resultado no ha sido el esperado en tres cursos: más de 500 días de baja, 80 partidos sin ir convocado y nueve lesiones.

Dembelé entrenando con el Barça en la pretemporada / FC Barcelona

Dembelé entrenando con el Barça en la pretemporada / FC Barcelona

Todo apunta que esta es la temporada de Ousmane. Ha cambiado sus hábitos y en las imágenes de los entrenamientos lo hemos podido ver más musculado y físicamente mejor preparado. Como sucede con Ansu, el cambio de sistema le puede ir bien y abrirle las puertas a la titularidad: si Messi se va al centro, podría ser el nuevo extremo derecho.

En unos tiempos económicamente complicados, donde no se verán grandes fichajes, los aficionados azulgranas están depositando todas sus ilusiones en los dos extremos, Fati y Dembelé, dos perfiles alegres y encaradores. Ahora es el turno de Koeman de gestionar las oportunidades y de los jóvenes de responder y consolidarse en el Barça.

 
Hoy destacamos