Universo Blaugrana

Antoine Griezmann y Ousmane Dembelé en un entrenamiento con el Barça / EFE

Antoine Griezmann y Ousmane Dembelé en un entrenamiento con el Barça / EFE

Dembelé contra Griezmann: dos amigos luchan por un puesto

La lucha por la delantera del Barça se pone al rojo vivo

Pau Beya Acero @pbeya96

04.10.2019 18:27h

2 min

Discutido en este inicio de temporada, es innegable el impacto que causó Valverde el pasado miércoles en el duelo entre el FC Barcelona y el Inter de Milán. El cuadro nerazzurro pasó por encima de los azulgranas en la primera mitad y, tras la reanudación, las modificaciones tácticas del Txingurri cambiaron el partido.

El equipo mejoró con y sin balón. La presión alta empezó a causar problemas a los de Conte y el cuadro catalán logró acercarse con peligro a la portería de Handanovic. En este despertar del conjunto blaugrana tuvieron mucho que ver los dos futbolistas que introdujo el técnico extremeño durante la segunda mitad: Arturo Vidal Ousmane Dembelé.

Mientras el jugador chileno fue el líder y ahogó al Inter de Milán en la presión, el extremo francés causaba sensación de peligro cada vez que tocaba el esférico. Salió con una única misión: encarar a los zagueros rivales y mirar a la portería de Handanovic. No estuvo demasiado acertado, pero sus cambios de ritmo y su imprevisibilidad, para lo bueno y para lo malo, ponían al cuadro italiano en alerta.

Perfiles diferentes

Con Messi Luis Suárez sobre el terreno de juego, Dembelé entró al partido en el 66' reemplazando a Griezmann. Un cambio sorprendente, no porque no fuera lo que necesitaba el equipo, sino porque el ex del Atlético de Madrid había sido intocable para Valverde en los primeros ocho partidos de la temporada.

Dembelé sustituyendo a Griezmann en el Barça - Inter / EFE

Dembelé sustituyendo a Griezmann en el Barça - Inter / EFE

Un relevo que insinúa que Ousmane Antoine podrían acabar jugándose el sitio de acompañante de Messi Luis Suárez en la delantera del FC Barcelona. Presentan dos perfiles radicalmente distintos, complementarios incluso, que son más o menos adecuados para el equipo según el tipo de encuentro que se le plantee.

Dembelé es un extremo puro. Aún no ha explotado, pero tiene todas las virtudes para hacerlo. Es rápido, desequilibrante, ambidiestro, encara y regatea a los rivales con facilidad y cada vez tiene más gol. Griezmann, en cambio, aunque en el inicio de su carrera jugaba en banda, presenta un perfil más rematador. Tiene gol, visión de juego y una gran calidad técnica. Por aptitudes, se siente más cómodo en el medio que en la izquierda.

Amigos

Se trata de una pugna entre amigos. El ex del Atlético de Madrid es el mejor apoyo del extremo y viceversa. De hecho, el pasado martes, en la rueda de prensa previa al duelo frente al Inter de Milán, el 17 echó un capote a su amigo admitiendo que Dembelé "llega antes a los entrenamientos para reforzar sus piernas".

Una foto de Antoine Griezmann y Ousmane Dembelé durante un entrenamiento del Barça / EFE

Una foto de Antoine Griezmann y Ousmane Dembelé durante un entrenamiento del Barça / EFE

Ahora están condenados a competir por un puesto. Aunque existe una alternativa: que Griezmann pase al medio y Ousmane se quede con el flanco izquierdo. El sacrificado en este caso sería Luis Suárez, y mientras exhiba el nivel que ofreció el pasado miércoles frente al equipo italiano es utópico pensar que Valverde pueda sentarlo en el banquillo.

 

Hoy destacamos