Universo Blaugrana

Dembelé, celebrando su gol con Leo Messi | EFE

Dembelé, celebrando su gol con Leo Messi | EFE

Dembelé marca con el Barça más de un año después

La actuación del extremo francés fue clave para superar al Ferencvaros en el estreno en Champions

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

20.10.2020 23:37h

2 min

El FC Barcelona sufrió más de lo esperado para superar a la cenicienta de su grupo, el Ferencvaros húngaro, en su regreso a la Champions. El resultado final (5-1) no hace justicia a lo que tuvieron que remar los hombres de Koeman, que fueron de menos a más. En los primeros minutos, los visitantes sorprendieron a los culés con un gran rigor táctico y precisión en cada una de sus jugadas. De hecho, metieron el miedo en el cuerpo al conjunto azulgrana con un disparo al larguero y un gol anulado. 

Pero no tardó Leo Messi en tomar cartas en el asunto, y rescatar a un somnoliento Barça. Suyo fue el primer gol de penalti que empezó a decantar la balanza. Pocos minutos después, Ansu Fati puso el segundo. Y Coutinho, tras el paso por los vestuarios, sentenció con el tercero. 

Los jugadores del Barça, celebrando con Pedri su primer gol en Champions | EFE

Los jugadores del Barça, celebrando con Pedri su primer gol en Champions | EFE

El cuadro catalán empezó a gustarse y a buscar un resultado que les inspirase de cara al clásico del sábado ante el Real Madrid. Pero apareció Piqué, en un error infantil, para aguar la fiesta. Protagonizó un ingenuo penalti que no desaprovechó el equipo entrenado por Rebrov. Pero lo peor es que recibió una tarjeta roja que no le permitirá viajar la semana que viene a Turín para jugar contra la Juve. 

Aparición estelar de Dembelé

Asimismo, con un hombre más los jugadores del Ferencvaros empezaron a confiar de nuevo en que era posible sacar un resultado positivo del Camp Nou. Encerraron a un Barça que se limitó a proteger su portería y el resultado. Pero descuidaron la defensa. Una situación idónea para un velocista como Dembelé, al que Koeman dio minutos en la segunda mitad. 

Suya fue la espectacular jugada que acabó con el cuarto gol, el de la tranquilidad, anotado por Pedri, en su debut. El Mosquito recogió el balón en la banda, y superó fácilmente a su defensor por velocidad, antes de dejar el balón atrás y en bandeja al canario de solo 17 años. 

No obstante, todavía tenía que producirse su gran momento, el que llevaba tanto tiempo esperando. Y llegó en el minuto de descuento. Leo Messi le facilitó una maravillosa asistencia para ver portería de nuevo con el FC Barcelona, tras más de un año de sequía. En concreto, su último gol como azulgrana fue el 6 de octubre, en un Barça-Sevilla. 

El partido de Dembelé invita al optimismo en todo el barcelonismo. El francés parece totalmente recuperado de su grave lesión, y mantiene las ganas de encarar y de ser vertical intactas. Desde la cúpula culé siempre han defendido que si está sano, es un jugador diferencial. Veremos si está temporada los problemas físicos le respetan, y puede cumplir algunas de las altas expectativas dipositadas en él. Está ante su última oportunidad de triunfar en el Camp Nou, y quiere aprovecharla. 

 
Hoy destacamos