Universo Blaugrana

Ousmane Dembelé celebrando su gol contra el Sevilla  / FC Barcelona

Ousmane Dembelé celebrando su gol contra el Sevilla / FC Barcelona

Dembelé y Messi pegan un golpe sobre la mesa en Sevilla

El experimento táctico de Ronald Koeman salió bien con una gran primera parte

Oriol Quintana @urikingkat

27.02.2021 18:08h Actualizado: 27.02.2021 18:15 h.

3 min

En encuentro entre el FC Barcelona y el Sevilla en el Sánchez Pizjuán era una final. Una victoria culé permitía seguir luchando por el título liguero, mientras que una derrota terminaba prácticamente con todas las esperanzas de los de Ronald Koeman. Pero no fallaron, victoria por 2-0. Golpe sobre la mesa que despierta la ilusión para la Copa del Rey y la Liga.

El entrenador holandés quiso sorprender a Julen Lopetegui con un planteamiento que pocas veces hemos visto esta temporada: tres centrales, dos carrileros, tres centrocampistas y dos delanteros. Los primeros 15 minutos el equipo mostró sus dudas, pero poco a poco fue imponiendo aquello que buscaba el cuerpo técnico: presión alta e instalados en campo rival.

Los locales apenas encontraron espacios e inquietaron el arco de Marc-André Ter Stegen en el primer tiempo. En cambio, el Barça aprovechó las recuperaciones en la línea de medios para atacar rápidamente a la defensa andaluza. La profundidad de Ousmane Dembelé y la omnipresencia de Leo Messi y Frenkie de Jong, las principales armas ofensivas.

Aprovechando los espacios

La presencia en campo rival azulgrana provocaba que el Sevilla apenas pudiera atacar pausadamente. A mediados de la primera parte fue cuando más sufrieron los hispalenses. Ya avisó Dembelé en el minuto 21 con un disparo con la zurda en un contraataque conducido por Frenkie de Jong.

Dembelé celebrando su gol contra el Sevilla / EFE

Dembelé celebrando su gol contra el Sevilla / EFE

Siete minutos después llegaba el primero. El mismo caso: salida en largo de los locales, sin tiempo al repliegue y castigando los espacios. Leo Messi filtró un gran balón entre Diego Carlos y Jules Koundé y Ousmane no fallaba delante de Bono. Su velocidad combinada con metros a las espaldas de los rivales suele ser letal. El Mosquito empata con Giuly como el tercer máximo goleador francés de la historia culé.

Dudas ante la respuesta sevillista

Julen Lopetegui, visto que no dispararon ni en una sola ocasión en el primer tiempo, emuló el sistema de tres centrales de Koeman tras el descanso. El Sevilla dio un paso adelante. Los culés no sabían si seguir presionando ni como hacerlo ante este nuevo planteamiento. Eso generó dudas y algún disparo tímido en contra. Era el momento del cuerpo técnico del Barça y la reacción no llegaba.

Leo Messi en una jugada contra el Sevilla / FC Barcelona

Leo Messi en una jugada contra el Sevilla / FC Barcelona

Los culés solo se sentían cómodos con posesiones largas y moviendo el balón de un lado a otro. En el minuto 57 avisó Sergiño Dest con un disparo fuerte que dio en el palo. Dos minutos después, una jugada de ensueño de Dembelé terminaba con un disparo a las nubes de Leo Messi. Dos ocasiones claras perdonadas y a sufrir.

La peor noticia por parte azulgrana fue la lesión de Pedri González, que cayó lesionado en el minuto 70. El canario se lesionó por un golpe de Jordán y apareció sobre el verde Ilaix Moriba, por delante de Riqui Puig, un perfil mucho más de recorrido para ocupar terreno con los espacios que estaba dejando el partido.

Los últimos 10 minutos no eran aptos para cardíacos. Con el Sevilla abocado al ataque fue aprovechado por Leo Messi para sentenciar el partido en el minuto 85. El argentino superó a Kounde tras el pase de Ilaix, encaró a Bono y necesitó el rechace para poner el segundo en el marcador. Reacción de equipo grande y reenganchados a la Liga.

Susto de Araujo (y buenos minutos de Mingueza)

Ronald Araujo era la gran novedad de la convocatoria contra el Sevilla y tuvo poco más de 20 minutos para coger rodaje. Entró en lugar de Gerard Piqué en el eje de la defensa de tres y duró poco más de diez minutos sobre el verde. Recayó de su lesión y entró Samuel Umtiti en su lugar.

Mingueza en una ocasión contra el Sevilla / FC Barcelona

Mingueza en una ocasión contra el Sevilla / FC Barcelona

Por otra parte, cabe destacar el gran papel de Óscar Mingueza como central por la derecha. Mostró carácter y neutralizó totalmente las ofensivas de Munir. Es más, su potencia y actitud hicieron de la banda derecha impenetrable y dieron alas a Sergiño Dest para que avanzara posiciones.

 
Hoy destacamos