Universo Blaugrana

Una foto Ousmané Dembelé ante el Liverpool / FCB

Una foto Ousmané Dembelé ante el Liverpool / FCB

Dembelé se lesiona, es baja segura para Anfield y reabre un debate caliente

El extremo francés del Barça vuelve a ser víctima de una lesión muscular

Víctor Malo @VMalo8

04.05.2019 21:34h

3 min

Saltan las alarmas. Ousmane Dembelé se ha vuelto a lesionar y la situación comienza a ser preocupante. El extremo del Barça se rompió a los 25 segundos del partido contra el Celta y es baja prácticamente segura para la vuelta de las semifinales de la Champions en Anfield

Acababa de empezar el partido y tras el primer balón que tocó, Dembelé mostró su habitual osadía. Encaró, cambió de ritmo y lanzó la carrera, efímera. En seguida, el delantero notó un pinchazo en la parte posterior del muslo y a los seis minutos de partido se retiraba del terreno de juego para dejar su lugar al canterano Collado, que coincidió con Aleñá, Riqui Puig y Wagué sobre el verde de Balaídos. 

La lesión del galo se produce en el misma zona que se lesionó con anterioridad, pero en la otra pierna. El pasado 14 de marzo, el Barça anunció en un comunicado que estaría de tres a cuatro semanas de baja debido a una rotura muscular en el bíceps femoral de la pierna izquierda, lo que lleva a ser pesimista sobre su recuperación para el martes.

comunicado medico dembelé

En este caso, el comunicado del club certifica que la "lesión muscular" del galo es en "los isquiotibiales de la pierna derecha". Ello hace pensar que entraña menor gravedad y, por tanto, se espera que el tiempo de baja sea inferior.  

Este domingo el Barça envió un comunicado un tanto ambiguo para confirmar lo mismo que el que se publicó el sábado por la noche sin aclarar la lesión exacta del galo ni el tiempo de baja. "El jugador es baja y la evolución marcará su disponibilidad", concluyen.

Comunicado médico del Barça de este domingo / FC Barcelona

Comunicado médico del Barça de este domingo / FC Barcelona

¿Calentó bien Dembelé? 

Esta situación abre un debate preocupante, una vez más, en torno a su figura. ¿Cómo puede ser que un jugador al que se le lleva advirtiendo unos meses que debe actuar con precaución por lo explosivo de su fútbol se rompa a las primeras de cambio

Una foto de Ousmané Dembelé durante su recuperación en nun entrenamiento del Barça /FCB

Una foto de Ousmané Dembelé durante su recuperación en nun entrenamiento del Barça /FCB

Por un lado, parece una obviedad que Dembelé no conoce bien su cuerpo. Es joven, tiene tan solo 21 años, y las lesiones en el bíceps femoral son muy traicioneras. Aperentemente estás bien y a la que lanzas el cambio de ritmo, rotura. 

Sin embargo, y pese a que se pueda entender y aceptar ese desconocimiento de su cuerpo, el hecho de que se lesione en la primera acción de juego induce a pensar que el jugador no llevó a cabo el calentamiento adecuado. Algo tan básico para la práctica de cualquier deporte y totalmente obligatorio en el fútbol de élite que, si se demuestra, demostraría una nueva dejadez del futbolista francés. No sería la primera. 

¿Valverde debió extremar las precauciones? 

El segundo aspecto de debate a tener en cuenta tiene que ver con Ernesto Valverde. Si bien es cierto que el Txingurri tenía motivos para poner a Dembelé en cancha porque lo quería rodar para que llegase con buenas sensaciones a Anfield, en este caso hay que decir que el técnico extremeño asumió un riesgo innecesario y se le giró en contra. Aunque a su favor hay que decir que era un riesgo impredecible. 

Una foto de Ernesto Valverde dando indicaciones / EFE

Una foto de Ernesto Valverde dando indicaciones contra el Liverpool / EFE

Valverde podría haber evitado poner a jugar a los jugadores que deben tener un papel importante en Anfield y, sin duda, Dembelé era uno de los que podía marcar las diferencias contra el Liverpool. Especialmente si el partido se complicase. 

Con esta nueva recaída, Valverde pierde un importante arma ofensiva y facilita a Jurgen Klopp saber la alineación que sacará el Txingurri en Anfield: jugará Coutinho a menos que decida apostar por un 4-4-2 con cuatro centrocampistas puros, más físicos que el brasileño. 

Un escenario que debe servir para extremar todavía más, si cabe, las precauciones de cara al Liverpool-Barça. El 3-0 cosechado en el Camp Nou es muy positivo, pero no es garantía de nada. 

 

Hoy destacamos