Universo Blaugrana

Ousmane Dembelé, lamentando una ocasión ante el Getafe | EFE

Ousmane Dembelé, lamentando una ocasión ante el Getafe | EFE

Dembelé supera la prueba más importante (pero pierde una gran oportunidad)

El atacante francés volvió a ser titular tras más de un año en la enfermería, pero su nivel dejó mucho que desear

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

18.10.2020 10:20h

2 min

En el FC Barcelona ya no saben si estar contentos o desanimados con Ousmane Dembelé. El atacante francés volvió a ser titular tras más de un año en la enfermería. Fue precisamente contra el Borussia de Dortmund en Champions, la última vez que formó parte del once de Ernesto Valverde. Choque en el que cayó lesionado de gravedad. 

En este sentido, por una parte los culés deben estar complacidos, ya que El Mosquito pudo disputar cerca de 70 minutos sin ningún tipo de molestias físicas, y demostrando que está al 100%. En un jugador que ha pasado por dos lesiones importantes en el último año, sin duda la prueba más importante para él era poder volver a jugar, sin miedo a una nueva recaída. 

No obstante, también demostró que su nivel es todavía muy alejado al del resto de compañeros. Pecó de falta de confianza en prácticamente todas las acciones que participó. Intentó encarar rivales con su innegable agilidad y velocidad, pero estuvo horrible en la toma de decisiones. Fue uno de los futbolistas que sumó más pérdidas mientras estuvo en el terreno de juego, y la valoración final es que el equipo no se benefició de su presencia. 

Oportunidad perdida

El galo desperdició una oportunidad de oro, después de que Koeman le mostrase la puerta de salida en el mercado de invierno. Dembelé, lejos de empequeñecerse, optó por dar lo mejor de sí mismo para convencer al técnico holandés. Se presentó a entrenar incluso en sus días de fiesta para ganarse la confianza del cuerpo técnico.

Y Koeman decidió premiarle con la titularidad en un partido importante. En Getafe, quedó de manifiesto que el ex del Dortmund tiene todavía mucho que mejorar para ser una pieza importante en el equipo. No obstante, seguramente a él mismo le sirvió para quitarse parte de su miedo, y convencerse de que su cuerpo está ya preparado para la alta competición

Ousmane Dembelé, en una acción ante el Getafe | EFE

Ousmane Dembelé, en una acción ante el Getafe | EFE

Partido de sombras y pocas luces de Dembelé, pero que sin duda invita al optimismo. Necesita minutos y regularidad para conseguir seguridad. No es fruto de un día, y más en un futbolista con tantos titubeos con su físico. Seguramente, la oportunidad perdida le lleve de nuevo al banquillo, especialmente en choques importantes. Pero no deja de invitar a la esperanza de que, si las lesiones le respetan, el atacante francés pueda cumplir algunas de las expectativas que se dipositaron en él

 
Hoy destacamos