Universo Blaugrana

Una foto de Dembelé durante el partido frente al Sevilla / EFE

Una foto de Dembelé durante el partido frente al Sevilla / EFE

Dembelé recibe un toque de atención que le aleja del Inter (y del clásico)

El jugador francés afronta un momento clave para su futuro

22.10.2018 20:13h Actualizado: 25.10.2018 16:42 h.

2 min

Ousmane Dembelé no está atravesando una situación agradable en el Barça. El jugador francés aún no ha explotado su potencial y a medida de que pasan los encuentros se empieza a dudar de sus capacidades. Si bien es cierto que atesora calidad en sus botas, sus fallos son mucho más vistosos y comprometedores para el equipo.

Ahora, con Leo Messi lesionado por tres semanas, Dembelé afronta una gran prueba de fuego. A priori, el ex del Borussia Dortmund parte como favorito para sustituir al argentino en ataque y acompañar a Luis Suárez y Coutinho, pero las actuaciones cosechadas hasta la fecha arrojan sobre él más sombras que luces.

Inconsistente

El futbolista francés pudo enmascarar sus carencias con un buen inicio de temporada cara a puerta, marcando cinco goles en los seis primeros encuentros. Sin embargo, pese a los tantos y las victorias del equipo, sus actuaciones individuales tenían muchos peros y cada vez eran más cuestionadas. Su inseguridad y falta de compenetración hicieron que pasara de ser la primera opción de Ernesto Valverde para completar el ataque a tener la etiqueta jugador revulsivo.

Una foto de archivo de Ousmane Dembelé / EFE

Una foto de archivo de Ousmane Dembelé / EFE

Dejando aspectos del juego un poco al margen, esto le ha podido afectar mentalmente, pues Dembelé se encuentra con la necesidad de dejar las mejores sensaciones sobre el campo, pero en muy pocos minutos, por lo que la presión es mayor. Aún así, en los partidos en los que fue titular tampoco se mostró mucho más relajado y nunca encandiló a la afición ni convenció al técnico.

Ahora, con Messi lesionado, las necesidades del equipo han cambiado y si Valverde quiere mantener el esquema del 4-3-3 Dembelé tendría que entrar en sus planes. Sin embargo, el técnico vasco podría escoger otra opción, una decisión que podría mermar, aún más, la moral del jugador francés.

Más activo

Dembelé cuenta con tan sólo 21 años, es joven y aún tiene margen de error, pero a estas alturas de su etapa en el Barça se esperaba que sólo se tuvieran que corregir pequeños detalles. Algo que no gustó, ni a la afición ni a sus compañeros, fue su actitud a la hora de sustituir a Messi el pasado sábado en el partido contra el Sevilla.

Una foto de Dembelé con Ernesto Valverde / EFE

Una foto de Dembelé con Ernesto Valverde / EFE

Si bien Valverde aguantó hasta el último momento para ponerlo a calentar, el extremo francés se mostró demasiado parsimonioso y retrasó su entrada al campo al tenerse que abrochar los cordones de sus botas. Su actuación posterior no pasará a la historia y tal vez haga plantearse al técnico si es su mejor baza para encarar los partidos contra el Inter de Milán y el Real Madrid.

Ante dos rivales de máxima exigencia y sin poder contar con el 10, Ernesto Valverde tendrá que optar por darle la oportunidad a Dembelé o apostar por un esquema más conservador introduciendo a un centrocampista más. El 4-4-2 dio muy buenos resultados la pasada temporada y no hay que olvidar que Malcom es un delantero más y que podría dar la sorpresa como hizo Arthur en su día.

Momento clave

Lo que queda claro es que el próximo encuentro, el miércoles 24 de octubre contra el Inter de Milán, marcará la figura de Ousmane Dembelé. Contar con él en el once inicial podría ocasionar cierto desorden en el repliegue, pero el jugador tendría la oportunidad de reivindicarse. Sin embargo, quedarse nuevamente en el banquillo evidenciaría falta de confianza por parte del entrenador.

 
Hoy destacamos