Universo Blaugrana

De Jong y Piqué mientras Maxi celebra el gol del Valencia / EFE

De Jong y Piqué mientras Maxi celebra el gol del Valencia / EFE

Desastre en Mestalla: el Valencia humilla a un Barça desubicado

Quique Setién no consigue encontrar la tecla con los azulgranas

Oriol Quintana @urikingkat

25.01.2020 17:53h

2 min

Otro partido gris de la era Quique Setién. El Barça no ha conseguido los tres puntos contra el Valencia (2-0) en Mestalla y puede perder el liderato a favor del Real Madrid. Los azulgranas han firmado otro partido lejos de su buen nivel. La llegada del entrenador cántabro no ha tenido el impulso que esperaba en la plantilla azulgrana.

Los catalanes salieron con todo. Destacó la presencia de Samuel Umtiti en el eje de la zaga mientras Ansu Fati repetía como titular en la banda derecha del ataque. El centro del campo era de esos que despiertan el entusiasmo en los aficionados: Sergio Busquets, Arthur Melo y Frenkie de Jong.

Como pasó con el Granada y con el Ibiza, el control de la posesión era para el Barça, pero no se crearon muchas ocasiones claras. En la primera parte destacó la aportación de Ter Stegen, que paró un penalti y firmó tres atajadas de gran mérito. No pudo hacer nada en el disparo de Maxi Gómez en el minuto tres de la segunda parte.

Maxi Gómez celebrando el gol del Valencia contra el Barça / EFE

Maxi Gómez celebrando el gol del Valencia contra el Barça / EFE

En el 76, el uruguayo ponía el broche a una gran actuación a la contra de los valencianos. Un desajuste de los tres centrales dejaba solo al delantero centro, que tuvo todo el tiempo del mundo para acomodarse el balón y ajustarlo al palo lejos del alcance del arquero alemán.

Uno de los pocos argumentos ofensivos de los azulgranas fue un día más Leo Messi, intentando activar a sus compañeros, especialmente Ansu Fati y Jordi Alba. Lo probó en varias ocasiones y de todas las maneras, pero no tuvo suerte de cara a portería. Este equipo solo lo puede levantar el argentino.

De nuevo el 3-5-2

Parece que Quique Setién tiene claro como debe atacar este equipo. Cuando los culés tenían el balón, se colocaban con un 3-5-2. Sergi Roberto, Gerard Piqué y Samuel Umtiti cerraban con línea de tres, los tres centrocampistas peloteros se movían con libertad en la medular, mientras que Jordi Alba y Ansu Fati se abrían en las bandas y Griezmann y Messi atacaban por el centro.

Messi durante el partido del Barça en Mestalla / EFE

Messi durante el partido del Barça en Mestalla / EFE

Al conjunto de Albert Celades no le intimidó en ningún momento el planteamiento de los visitantes. El Valencia es un conjunto diseñado para atacar a la contra y así lo hicieron. Fueron ellos quienes tuvieron las mejores ocasiones y se creó un embudo en el área che que dificultó las ocasiones del Barça.

El 3-5-2 es un sistema nuevo que basa todo el juego en el talento individual de esos jugadores que deben ser determinantes y la acumulación por el centro del campo. Está claro que no se puede cambiar la racha en dos días pero hay decisiones que generan muchas dudas como la elección de Sergi Roberto y Umtiti detrás o la titularidad de Arthur.

Arturo Vidal, el único revulsivo

Viendo la actuación de este sábado, Arturo Vidal sigue siendo imprescindible en este equipo. Fue suplente y salió en el minuto 55 por Arthur Melo. Como es habitual cuando el chileno está sobre el césped, creo ocasiones y avivó el juego del equipo en ataque.

Arturo Vidal, luchando un balón contra el Valencia / EFE

Arturo Vidal, luchando un balón contra el Valencia / EFE

Aunque es evidente que difiere del juego que le gusta a Quique Setién, tiene unas características perfectas para generar peligro en el arco contrario. Es un jugador de ritmo elevado, siempre muy vertical y contagia de energía a aquellos que está a su alrededor. La defensa valencianista le costó atarlo de cerca.

 
Hoy destacamos