Universo Blaugrana

Luis Suárez y Coutinho, dos cracks que triunfaron en el Liverpool antes de fichar por el Barça / EFE

Luis Suárez y Coutinho, dos cracks que triunfaron en el Liverpool antes de fichar por el Barça / EFE

La despiadada Champions League depara una final anticipada: Barça-Liverpool

City y Juventus, los rivales más temibles del cuadro contrario, caen en cuartos

Víctor Malo @VMalo8

18.04.2019 00:03h Actualizado: 23.04.2019 14:47 h.

2 min

La Champions League sigue siendo despiadada. Raro es el año en que a estas alturas de campeonato, la melodía celestial del torneo europeo no se termina cobrando una víctima mortal de impacto mundial. El recuerdo más cercano es la tremenda debacle que sufrió el Barça hace un año en Roma. Una de tantas. 

El Manchester City partía este año como favorito al título para las casas de apuestas y se quedó fuera en un partido agónico (4-3), donde los de Pep Guardiola fueron muy superiores pero pagaron caros los errores en defensa y la implantación de la tecnología, que anuló un gol de Sterling, el que suponía su hat-trick particular, a los tres minutos del tiempo de prolongación.  

Pese a la victoria en casa, el marcador final reflejó un empate a cuatro tantos que, debido al valor de los tres goles de los Spurs en el Etihad Stadium, decantó el pase a semifinales para los de Mauricio Pochettino. Y lo lograron gracias a un polémico gol de Fernando Llorente

El VAR más decisivo 

El tanto del delantero español fue revisado por un VAR mucho más intervencionista que en la Liga por posible mano, pero el veredicto del colegiado turco Çakir fue favorable al Tottenham. En cambio, tras revisar el gol final de Sterling, el árbitro comprobó que existía fuera de juego y frustró lo que habría sido una victoria absolutamente épica de los citizens

Pep Guardiola en la banda durante el duelo entre Manchester City y Tottenham Hotspur / EFE

Pep Guardiola en la banda durante el duelo entre Manchester City y Tottenham Hotspur / EFE

No es el único grande que ha caído en la ronda de cuartos de final. El matagigantes Ajax de Amsterdam se llevó por delante a la Juventus de Cristiano Ronaldo en Turín, protagonizando la gran sorpresa de las eliminatorias. 

Los De Ligt, De Jong, Tadic, Neres y compañía arrollaron en la segunda mitad a la Juve casi tanto como lo hicieron en octavos de final contra el Real Madrid para convertirse, sin lugar a dudas, en la auténtica revelación del torneo más prestigioso de Europa. 

Ajax-Tottenham, la gran sorpresa 

Esta sucesión de noticias entre dramáticas y esperanzadoras para el fútbol plasma un escenario atípico e imprevisible en que en contra de todo pronóstico se verá una final anticipada en semifinales. El Liverpool, que cayó el año pasado en la final ante el Real Madrid, se verá las caras con el FC Barcelona en una eliminatoria que, a priori, tiene mucho más nivel que el Ajax-Tottenham

El Ajax celebrando el título en el césped contra la Juventus / EFE

El Ajax celebrando el título en el césped contra la Juventus / EFE

Sin desmerecer el tremendo mérito de dos conjuntos, ajacied y spurs, que han logrado ir salvando obstáculos contra pronóstico desde la fase de grupos y que se jugarán una plaza en la gran final, el Barça-Liverpool es la eliminatoria en mayúsculas. Y no solo por el gran nivel de Messi o por el regreso de Coutinho y Luis Suárez a Anfield, sino por el buen momento de los reds

El problema del Liverpool 

Los de Klopp aplastaron al Oporto en cuartos de final (1-4 en Do Dragao y 6-1 en el global de la eliminatoria) y están cuajando una temporada casi perfecta, metidos de lleno en la lucha por la Premier contra el City de Guardiola. Lo más peligroso de ellos es que sus tres armas ofensivas, Salah, Mané y Firmino, llegan en perfecto estado de forma y los tres marcaron en Portugal

Una foto de los jugadores del Liverpool celebrando el tanto de Mané ante el Porto / EFE

Una foto de los jugadores del Liverpool celebrando el tanto de Mané ante el Porto / EFE

El problema del Liverpool es que se le junta un calendario durísimo. Con el City fuera de la Premier, se le complicará competir por el torneo inglés y rendir al máximo también contra el Barça, que ya tiene la Liga sentenciada. Los reds tendrán que sacar fuerzas de flaqueza si quieren cerrar una temporada histórica pero juegan con fuego: se pueden quedar sin los dos títulos. 

 

Hoy destacamos