Universo Blaugrana

Una foto de Jasper Cillessen durante un partido del Barça / EFE

Una foto de Jasper Cillessen durante un partido del Barça / EFE

División en la directiva en torno a la operación Cillessen

El cancerbero saldrá este verano, pero el intercambio por Neto con el Valencia genera muchas dudas en la junta

Claudia Granja @c_granjafranch

22.06.2019 16:41h

2 min

No habrá posibilidad de retenerle, pero su marcha dejará un vacío importante que suplir. Jasper Cillessen está decidido a salir del Camp Nou este verano y todo apunta a que lo hará antes del 30 de junio para que el club pueda cuadrar el desajuste de 70 millones de euros que tiene en las cuentas.

Su decisión es irrevocable. Dos temporadas de azulgrana han sido suficientes para un cancerbero que a sus 30 años quiere terminar su carrera como primer portero y ser el indiscutible bajo palos. Con el Benfica como primer interesado, la oferta del Valencia y el intercambio con Neto ha acelerado las negociaciones. La Liga portuguesa se aleja del cancerbero que recalará a 370 km de la capital catalana y será un rival directo, precisamente el mismo que le privó de despedirse del club con su tercera Copa del Rey consecutiva bajo palos.

El club catalán juega a contrarreloj y parece que el club valenciano es la mejor opción para todos. Al neerlandés le gusta la Liga, el proyecto ché --que este año también disputará la Champions League-- y la condición de titular indiscutible, pese a la idea de Marcelino de cederle dicho puesto a Jaume Doménech

Las dudas

La operación parece redonda, especialmente para al Valencia. En Mestalla aumentan la competitividad y las garantías bajo palos y el Barça recibe otro portero experimentado, pero con menor juego azulgrana y dominio del juego con los pies. Según informó el programa Primer Toc de RAC1, en la directiva del Barça hay una división interna en la venta del holandés. 

Mientras deportivamente muchos consideran y asumen que el club catalán sale perdiendo, dadas las garantías que ha ofrecido Cillessen en la Copa o en las contadas bajas de Ter Stegen, la operación también se mira con recelo a nivel económico. Los directivos consideran que la entidad azulgrana no se beneficia en ninguno de los dos aspectos y que por tanto no se debería realizar el intercambio de porteros. 

Una foto de Neto, durante un partido con el Valencia / EFE

Una foto de Neto, durante un partido con el Valencia / EFE

Dichas dudas se han contagiado a la dirección deportiva, pero los partidarios del intercambio recuerdan la necesidad de cuadrar caja lo antes posible. La operación deberá cerrarse antes de final de mes, pero lo que parecía cuestión de horas se ha enfriado por las diferencias internas que destacan algunos directivos, no sin razón. Estos mantienen que venderle a otro club supondría una inyección de capital mayor que traspasarlo al Valencia.

El problema

Todo apunta a que acabará con la firma oficial, pero si los acontecimientos se torcieran el peor parado sería Neto. Cillessen cuenta con otros pretendientes y es una venta prioritaria, pero Marcelino ya ha comunicado al club y al propio portero brasileño que no cuenta con él la próxima temporada.

 
Hoy destacamos