Universo Blaugrana

Dembélé celebra su gol con Coutinho frente a la Real Sociedad, los dos fichajes más caros de la historia / EFE

Dembélé celebra su gol con Coutinho frente a la Real Sociedad, los dos fichajes más caros de la historia / EFE

Los dos fichajes más caros de la historia del Barça se juegan una plaza en el once

Valverde podría confirmar las sospechas del barcelonismo frente al Athleltic: sentar a Coutinho o Dembelé para dar equilibrio al equipo

Claudia Granja @c_granjafranch

29.09.2018 11:35h

2 min

Ernesto Valverde tiene varios frentes abiertos tras el debacle de Leganés. La defensa es su prioridad, pero ésta no empieza por los cuatro de atrás. El equilibro defensivo del Barça nace en la medular donde Busquets y Rakitic son el dueto perfecto a quien les falta un acompañante. 

La cita de este sábado frente al Athletic Club en el Camp Nou (16.15 horas) es una prueba de fuego. El equipo debe encarrilar la situación tras el empate frente al Girona y una derrota en Madrid y coger buenas sensaciones antes de visitar al Tottenham. Son dos partidos diferentes, pero el Txingurri deberá apostar por un once inicial pensando en Europa. 

Incompatibles

Con un calendario que no invita a la relajación, Valverde podría apostar este sábado por el once que marque la temporada. Quizás no se precipita en la jornada siete, pero el técnico azulgrana debe empezar a decidir un sistema de juego en el que cada vez está más claro que los cuatro mosqueteros --Messi, Suárez, Coutinho y Dembelé-- no pueden jugar juntos. 

El charrúa y el argentino comen aparte, pero los dos fichajes más caros de la historia del club son un quebradero de cabeza para el técnico. Ambos están señalados por su falta de rendimiento defensivo y desnudan a un equipo que ya ha encajado siete goles en seis partidos de Liga. 

Once de gala

Frente al PSV las cuatro estrellas fueron titulares y cuajaron un buen partido, pero el Barça no estuvo cómodo hasta el segundo tanto, obra de Dembelé. Los destellos cualitativos del francés no son suficientes para un equipo que vive de la posesión y el control del partido. Para sanar esa carencia, Coutinho se postula como el elegido para acompañar a Messi y Suárez. Se entienden en ataque, el brasileño puede ejecutar su fútbol vertical libremente y tiene más galones que el Mosquito

Coutinho, Messi y Dembelé celebran el gol del galo con el Barça en Anoeta / EFE

Coutinho, Messi y Dembelé celebran el gol del galo con el Barça en Anoeta / EFE

Hasta la fecha Valverde ha dado total confianza a Dembelé. El extremo debe coger rodaje, pero se acaba el tiempo. Su adaptación total al juego azulgrana todavía no se ha completado y, de volver apostar por el once del PSV --con la baja de Umtiti que previsiblemente ocupará Lenglet--, deberá tomar decisiones definitivas. Al menos para jugar contra los grandes. Cada vez está más claro que ambos no tienen cabida en el 4-3-3 que propone el Txingurri. El equipo sufre a la espalda y en las transiciones y mantener la portería a cero es otra de las prioridades del vasco.

En ese entramado de nombres y posibilidades, Arturo Vidal puede ser el hombre más beneficiado. No se le prevé un gran protagonismo en el campeonato doméstico, pero será una pieza fundamental en Europa y podría alzarse como ese jugador que acompañe a Busquets y Rakitic en el centro del campo para contener las ofensivas rivales. Coutinho y Dembelé están llamados a protagonizar una guerra por la titularidad. Juntos pierde el equipo.

 
Hoy destacamos