Universo Blaugrana

Zidane y Koeman en el partido de ida en el Camp Nou / EFE

Zidane y Koeman en el partido de ida en el Camp Nou / EFE

El duelo de pizarras que enfrentará a Koeman con Zidane

El clásico estará marcado por la táctica de los entrenadores de Barça y Real Madrid

Oriol Quintana @urikingkat

09.04.2021 09:26h Actualizado: 09.04.2021 09:28 h.

2 min

El clásico de este sábado puede ser determinante para el título liguero. Real Madrid y FC Barcelona se enfrentan en Valdebebas en uno de los mejores momentos de la temporada. Los culés solamente han cedido dos puntos en 2021 mientras los blancos vienen de golear al Liverpool (3-1) en la Champions League.

El partido puede estar marcado por los entrenadores y la táctica que quieran utilizar para sorprender al rival. Desde el partido de Liga en el Sánchez Pizjuán (0-2), Ronald Koeman se ha abonado a los tres centrales. Ya es habitual, sea cual sea la importancia del encuentro, ver el 3-5-2 en el equipo azulgrana.

En momentos puntuales, como contra el Real Valladolid (1-0), el esquema ha sufrido modificaciones: primero al 4-3-3 y luego al 4-2-3-1. Todo apunta que en Madrid la apuesta volverá a ser de tres centrales desde inicio y que puede cambiar a medida que avance el encuentro.

Koeman dirigiendo al Barça en un entrenamiento / FC Barcelona

Koeman dirigiendo al Barça en un entrenamiento / FC Barcelona

La duda está en los nombres. Frenkie de Jong últimamente ha sido central y da la posibilidad de modificar la formación pasando al centro del campo sin necesidad de cambios. También puede regresar Ronald Araujo a la titularidad. Si tiene que caer alguien de la delantera, todos los números los tiene Antoine Griezmann.

Zidane, piezas contadas

Zinedine Zidane también ha cambiado su formación tipo. En los últimos partidos, viendo la fragilidad defensiva sin Sergio Ramos, apostó por momentos puntuales por tres centrales: Nacho, Militao y Varane. Un esquema parecido al de Barça, libertando las bandas y poblando la medular.

Con el positivo por coronavirus del central francés, esta opción está prácticamente descartada. Solamente tiene dos centrales sanos en la plantilla y todo apunta que no hay más opciones que el 4-3-3. Con la medular y Vinicius Junior en forma, la única duda es el extremo derecho, una posición que contra el Liverpool ocupó Marco Asensio.

Zidane en el partido contra la Real Sociedad / EFE

Zidane en el partido contra la Real Sociedad / EFE

Pero no se puede dar nada por hecho. El extremo mallorquín puede caer del once y dar entrada a Fede Valverde, un centrocampista con llegada que ya fue titular en los dos últimos clásicos. Sus capacidades físicas permiten al Real Madrid cerrarse con cuatro en la medular y ocupar el espacio en la delantera cuando el equipo sale al contraataque.

Las dudas del Zidane parecen pasar por el comodín del extremo. En la defensa, las piezas están contadas y la medular es intocable ahora mismo, igual que Vinicius y Benzema. ¿Apostará por un especialista en la banda que busque desborde o alguien que apoye al medio? Pocos cambios, pero significativos.

 
Hoy destacamos