Universo Blaugrana

Una foto de archivo de Paul Pogba

Una foto de archivo de Paul Pogba

El fichaje de Pogba por el Barça 'mata' a un crack mundial

La llegada del francés al Camp Nou doblaría las posiciones y relegaría a Dembélé al banquillo con un centrocampista más y con Messi, Suárez y Coutinho como intocables

Redacción Culemanía @culemanias

30.08.2018 13:33h Actualizado: 30.08.2018 13:40 h.

1 min

El Barça quiere a Paul Pogba. Éric Abidal trabaja estas últimas horas de mercado para convencer al Manchester United de que ceda en las peticiones del club catalán y el jugador, pero todo apunta a que el Camp Nou deberá esperar al mercado de invierno para ver al francés vestido de azulgrana. Es ese el momento que espera el secretario técnico para dar el zarpazo definitivo. 

El fichaje del francés a dos días del cierre de mercado parece imposible. Los inglerses ya no pueden fichar y perderían a una pieza fundamental del centro del campo red. Por tanto y excepto sorpresa de última hora, Abidal esperará al mercado de invierno para convencer al United, porque el jugador ya ha dejado claro que quiere salir. Su relación con Mourinho está rota y el Barça le parece un buen destino donde recalar.

Banquillo para otro francés

Su llegada acabaría con un crack mundial por el que el Barça pagó 105 millones más 40 de variables. Osumané Dembelé. El 'mosquito' sería el primer damnificado con su llegada. Messi y Suárez continuarían en la delantera como intocables y Coutinho entraría en el tridente de ataque. Con un 4-3-3 como esquema de juego --parece ser que Valverde quiere dejar atrás el 4-4-2 de la campaña pasada-- Pogba pasaría al centro del campo con Rakitic y Busquets.

Además, todas las posiciones del equipo estarían dobladas sin contar a Samper, Alenyà y otros canteranos. Busquets-Arturo Vidal, Rakitic-Arthur, Pogba-Denis, Messi-Malcom, Coutinho-Dembelé y Luis Suárez-Munir. Dembelé se vería sin hueco en el once inicial. Solo con un 4-4-2 podría aspirar a jugar más minutos, como centrocampista de banda. Un interior que debería atacar, pero también defender. Una de las facetas en las que más le tiemblan las piernas.

De momento, todo apunta a que podrá gozar de cuatro meses --hasta el mercado de invierno-- para hacerse un hueco en el equipo y demostrar su potencial, además de amortizar el precio que el Barça pagó por él. Cuando llegué Pogba, el rompecabezas será a Valverde.

Hoy destacamos