Universo Blaugrana

Philippe Coutinho abrió la lata y podría haber sentenciado el encuentro / EFE

Philippe Coutinho abrió la lata y podría haber sentenciado el encuentro / EFE

El error de Coutinho que pudo haber evitado el desastre de El Madrigal

El brasileño pudo sentenciar el encuentro en el minuto 18

Pau Beya Acero @pbeya96

03.04.2019 01:18h Actualizado: 08.04.2019 11:31 h.

2 min

Como bien señaló Ernesto Valverde en rueda de prensa, en el duelo que disputaron Villarreal y FC Barcelona hubo "muchos partidos dentro del mismo partido". Totalmente cierto, pues no tuvieron nada que ver los 20 primeros minutos con los 20 últimos, por ejemplo.

En ese primer partido hubo alternancia de ocasiones. Marc-André Ter Stegen evitó, de forma milagrosa y por partida doble, que los locales se adelantaran en el marcador. Los azulgranas, en cambio, transformaron su primera oportunidad en el 12'. Malcom se plantó solo ante Asenjo y le regaló el gol a un Coutinho que no marcaba en Liga desde el pasado 28 de octubre.

Malcom y Coutinho celebran el primer tanto del FC Barcelona / EFE

Malcom y Coutinho celebran el primer tanto del FC Barcelona en el Estadio de la Cerámica

Cuatro minutos después llegó el segundo tanto. Arturo Vidal puso un centro medido para que Malcom, a bocajarro, estrenara su cuenta goleadora en el campeonato doméstico. El 0-2 dejó herido de muerte a un Villarreal que, pese a su gran plantilla, no hay que olvidar que está luchando por mantener la categoría.

El Barça perdonó

Un tercer gol hubiera sido letal para los pupilos de Javier Calleja. Y estuvo a punto de llegar mediante Coutinho. El brasileño se quedó solo ante Sergio Asenjo, superó al guardameta con una semivaselina pero su disparo se topó con el palo. De haber entrado ese balón, las crónicas del partido hubieran cambiado radicalmente.

Esos textos seguramente dirían que los mejores minutos del en 2019 se vieron en ese inicio del encuentro. Porque así fue. Se mostró atrevido, desequilibrante y muy participativo. Si el esférico hubiera ido unos centímetros más a la derecha, se diría que entre Malcom Coutinho sentenciaron al Villarreal. Porque así habría sido.

Una foto de Luis Suárez con Philippe Coutinho tras marcar ante el Villarreal / EFE

Una foto de Luis Suárez con Philippe Coutinho tras marcar ante el Villarreal / EFE

Pero la realidad es otra. Cinco minutos después de ese fallo del exfutbolista del Liverpool, el submarino amarillo acortó distancias gracias a Chukwueze. Los locales se crecieron y el FC BarcelonaMalcom Coutinho desaparecieron. Una hora después el resultado era de 4-2 y tuvo que aparecer el de siempre, Leo Messi, para salvar la papeleta.

El fútbol a veces es cruel. Nunca se podrá saber qué hubiera pasado si la picadita de Coutinho hubiera entrado, pero todo indica que el extremo hubiera recuperado confianza y el FC Barcelona habría vuelto a casa con tres puntos. Pero lamentablemente para los intereses de los azulgranas, el desarrollo del partido no fue ese.

 
Hoy destacamos