Universo Blaugrana

Quique Setién en rueda de prensa previa al Barça-Nápoles / FC Barcelona

Quique Setién en rueda de prensa previa al Barça-Nápoles / FC Barcelona

El error de gestión de Setién con Ansu Fati y Riqui Puig

El Barça solamente hizo dos cambios contra el Nápoles y ninguno de los dos jóvenes tuvieron minutos

Oriol Quintana @urikingkat

09.08.2020 16:40h Actualizado: 10.08.2020 23:46 h.

2 min

Quique Setién apostó por un once veterano para superar al Nápoles (3-1) en la vuelta de octavos de la Champions League. Aunque durante la semana se barajó la posibilidad de dar entrada de inicio a Ansu Fati y a Riqui Puig, pero los escogidos en su lugar fueron Antoine Griezmann e Ivan Rakitic.

Cabe recordar que justo después de la última jornada liguera, la entidad le negó la participación a estos dos jóvenes para que reforzaran el filial durante el playoff de ascenso. El resultado fue que ni tuvieron minutos con el primer equipo ni el Barça B está en Segunda División.

Falta de confianza

Tanto Ansu como Riqui fueron importantes con los culés en las últimas jornadas ligueras, graduándose contra el Alavés en Vitoria (5-0). Todo hacía pensar que, con una convocatoria de 13 jugadores del primer equipo y nueve del filial, tendrían minutos contra los italianos, pero no salieron ni de suplentes.

Ansu Fati y Riqui Puig en un calentamiento del Barça / Redes

Ansu Fati y Riqui Puig en un calentamiento del Barça / Redes

Setién demostró otra vez una gran falta de confianza en ellos. “Siempre que han actuado lo han hecho bastante bien. Entiendo que podrían ser titulares y jugar. Es una decisión que tenemos que tomar. Si salen de inicio, seguro que lo van a hacer muy bien”, comentó en la previa. La realidad fue otra.

Así costará que se hagan un puesto en la primera plantilla y estén enchufados cuando realmente se les necesite. Este sábado en la segunda parte, Antoine Griezmann e Ivan Rakitic estaban agotados físicamente y no fue hasta 84 que se produjo la primera sustitución. Y fue Monchu quien entró.

Dos cambios de cinco posibles

Dice muy poco del cuerpo técnico solamente usar dos cambios de cinco posibles en un partido prácticamente sentenciado en la primera parte (3-1). Salió el francés y entró el capitán del B en el 84 y en el 93 fue Junior Firpo quien entró por Luis Suárez. Su pasividad con los cambios desvela escasa confianza con el banquillo.

Quique Setién con Sarabia y Junior Firpo en el Barça-Nápoles de Champions League / FC Barcelona

Quique Setién con Sarabia y Junior Firpo en el Barça-Nápoles de Champions League / FC Barcelona

De lo que no tiene culpa Setién es de la mala planificación de la plantilla. Mientras el próximo rival de los culés, el Bayern de Múnich, hizo los cinco cambios y dio descanso a los titulares; el Barça miraba al banquillo y no contaba con soluciones: 13 del primer equipo y nueve del filial. Plantilla corta y donde falta mucha confianza.

 
Hoy destacamos