Universo Blaugrana

Ter Stegen no pudo hacer nada para evitar el segundo gol / EFE

Ter Stegen no pudo hacer nada para evitar el segundo gol / EFE

Los errores defensivos que lastran a un Barça 'Messidependiente'

El argentino evitó que muchos de sus compañeros estuvieran señalados tras el partido del Sánchez Pizjuán

Pau Beya Acero @pbeya96

23.02.2019 22:32h Actualizado: 25.02.2019 11:14 h.

2 min

Lo que tapa Leo Messi. El argentino, en su inmensidad, logra ocultar o como mínimo disimular algunos problemas graves del FC Barcelona. En el partido del equipo en el Sánchez Pizjuán se vio por enésima vez. El 10 remontó solo el partido ante el Sevilla y logró certificar unos puntos vitales para el conjunto azulgrana.

El problema barcelonista en el feudo sevillista fueron los flagrantes errores defensivos que significaron dos goles pero podrían haber significado alguno más. Lo de la defensa culé fue un despropósito y el único que se salvó fue Gerard Piqué, que solventó muchas jugadas pero no pudo aguantar todas las embestidas.

Lentos y mal colocados

Lo que sucedió en la primera parte fue un despropósito, empezando por el primer tanto. Es inconcebible que en el minuto 21 el Barça esté en inferioridad numérica en un contrataque de los rivales. Alba Semedo se incorporaron al ataque, Vidal Rakitic también y Ben Yedder superó sin problemas a Busquets. Al galo le acompañaron Sarabia y Jesús Navas. Los tres se coordinaron a la perfección para marear a Umtiti Piqué y anotar el primer gol sevillista.

El central francés volvía a la titularidad tres meses después y como es normal, le faltaba ritmo competitivo. Jugó no solo para irse rodando, sino porque si Clément Lenglet veía una tarjeta amarilla se perdería el clásico del próximo domingo en el Santiago BernabéuValverde no tenía alternativa. Bueno sí, Murillo, pero aunque fue una petición suya no acaba de confiar en él.

Sarabia y Mercado celebran el segundo tanto del Sevilla / EFE

Sarabia y Mercado celebran el segundo tanto del Sevilla ante el FC Barcelona / EFE

Precisamente era el galo el que rompía el fuera de juego en el segundo tanto de los hispalenses. Error grave, pero no mucho más del que cometieron sus compañeros en esa jugada. Ter Stegen despejó mal, la línea defensiva no se recolocó bien y Busquets estuvo demasiado contemplativo sin achicar a Sarabia ni estirar la pierna para cortar su pase hacia Mercado.

Un centro del campo de contención poco defensivo

Cuando el Barça sale al césped con un centro del campo formado por Busquets, Rakitic Arturo Vidal lo mínimo esperable es que se recupere rápido el balón y que se ganen más pelotas divididas. Deberían ser los puntos fuertes de formar con esos tres futbolistas ya que no tienen la calidad técnica ni la capacidad para crear peligro como otros jugadores que se quedaron en el banquillo.

Pero nada más lejos de la realidad. Busquets estuvo muy lento y quedó retratado por Ben Yedder en el primer gol y Rakitic tuvo muy poca transcendencia en el global del encuentro. Lo de Vidal es un caso aparte. Falló pases fáciles y perdió balones que comprometieron a su equipo. Valverde reaccionó rápido y lo sentó en el 45'.

Busquets defiende una acción de Wissam Ben Yedder / EFE

Busquets defiende una acción de Wissam Ben Yedder / EFE

Messi salvó la papeleta ante el Sevilla, pero de cara al doble clásico de la próxima semana todos estos problemas deberían solventarse o de lo contrario el Barça se despediría de la Copa y podría perder parte de la distancia con la que cuenta en la Liga.

 
Hoy destacamos