Universo Blaugrana

Una foto de Gerard Piqué protestando el penalti cometido ante el Osasuna / EFE

Una foto de Gerard Piqué protestando el penalti cometido ante el Osasuna / EFE

Los escandalosos datos en contra del Barça señalan al arbitraje de la Liga

El club azulgrana es uno de los más castigados de la competición en amonestaciones y penaltis pese a su juego

Claudia Granja @c_granjafranch

10.10.2019 16:32h

3 min

Escandaloso. El Barça es, pese a su juego limpio, basado en la posesión y el juego constante, uno de los equipos de la Liga más amonestados, que más penaltis ha recibido en contra y que cuenta con una estadística de faltas señaladas impropia de un equipo que suele coronarse cada final de temporada como el conjunto con mayor Fair Play

Con el parón de selecciones, y a la espera de que se reanude la competición en la jornada 10, donde el Barça se verá las caras contra el Eibar, el análisis estadístico de los azulgranas deja algunas lecturas preocupantes que se han agudizado tras el arbitraje de Mateu Lahoz en el Camp Nou ante el Sevilla

Una mala noche del colegiado valenciano que agrava las cifras que colecciona el equipo, pero que no residen solo en ese partido.

Las cifras

Hasta la fecha, al Barça ha hecho en Liga 19 faltas menos que el Real Madrid --86 frente a 105-- y lleva dos amarillas y una roja más que los blancos. Unas cifras sorprendentes visto el juego del eterno rival que se traslada también al resto de equipos del campeonato nacional en faltas cometidas. De media, sus rivales llevan las mismas amarillas (21), pero los rivales del Barcelona han realizado 16 faltas más (123 a 107).

Una estadística que arroja otro dato alarmante: a los rivales del Barça en Liga le han sacado una amarilla más y trs rojas menos haciendo 37 faltas más. Asimismo, los azulgranas todavía no han tenido ningún penalti a favor mientras se les han señalado dos en contra. 

El ránking interno

Bien es cierto que el fútbol del Barça todavía no ha alcanzado la excelencia que se le presupone y exige al equipo. Falta de ritmo de algunos jugadores, nuevas incorporaciones y una propuesta muy estática han puesto en jaque al equipo obligando a cometer faltas innecesarias para evitar que se escaparan más puntos. En esa faceta del juego, que equipos como el Getafe tuvieron como hoja de ruta cuando se enfrentraron contra los azulgranas y que también forma parte del juego, existen distintos líderes azulgranas.

De Jong lidera el ránking de faltas con nueve, empatado con Semedo y Junior Firpo, seguido de Piqué y Lenglet con siete. Y con ello, Piqué lidera las amonestaciones. El central catalán lleva cinco amarillas en lo que va de campeonato liguero y se perderá el choque ante el Eibar. Detrás de él se sitúan Sergi Roberto y Busquets con tres amarillas. 

Lenglet retirándose del campo tras ver la segunda amarilla / EFE

Lenglet retirándose del campo tras ver la segunda amarilla / EFE

Pero pese a sus nueve faltas, el holandés, es el jugador número 68 de la Liga que ha cometido más infracciones de la plantilla azulgrana. Por delante tiene a jugadores como Saúl o Casemiro que acumulan 22 y 16 faltas, respectivamente, pero que solo tienen cuatro amarillas en el caso del madridista o tres para el rojiblanco. Algo difícil de explicar cuando casi doblan sus interrupciones en el juego y, que para más inri, han sido cometidas en zonas más cercanas al área propia que De Jong, según muestran los mapas de calor e infracciones. 

Expulsiones y penaltis

También sorprenden las expusliones sufridas a jugadores azulgranas. En total, tres rojas que han mermado al equipo, y mermarán, a Ernesto Valverde en las próximas jornadas. La última jornada Mateu Lahoz disparó la estadística. Expulsó a Ronald Araújo en su debut y Dembelé. Roja directa por dirigirse al colegiado con un "eres muy malo, muy malo", que le ha costado dos partidos de sanción y se perderá el clásico. Dos expulsiones que se suman a la previa de Lenglet que vio la roja por doble amarilla ante el Getafe. Casualmente, fue Gil Manzano quien mandó a la calle al central francés por una entrada a Jorge Molina en el 82, el mismo colegiado que le expulsó en el Barça - Girona de la temporada pasada.

Ansu Fati y Lenglet contemplan el gol del Granada de penalti / EFE

Ansu Fati y Lenglet contemplan el gol del Granada de penalti / EFE 

Los penaltis son otra faceta importante. El primero fue ante el Osasuna por unas manos de Piqué que supuso el 2-0 en el marcador y el segundo la misma infracción, aquella vez cometida por Arturo Vidal ante el Granada. Ambos encuentros terminaron en empate y derrota respectivamente. Cuatro puntos al limbo dada la nueva reglamentación arbitral de esta temporada por manos. Una interpretación que no se ha trasladado a otros encuentros de rivales directos. 

El arbritaje de Mateu Lahoz y la estadística destapan algunos de los problemas del conjunto catalán que no solo dependen de ellos mismos. 

 

Hoy destacamos