Universo Blaugrana

Messi celebra un gol con el Barça / EFE

Messi celebra un gol con el Barça / EFE

El feo de Messi a Sarabia que fulmina a Setién

El delantero argentino ignoró al técnico durante una pausa de hidratación en Vigo

Pau Beya Acero @pbeya96

29.06.2020 10:36h Actualizado: 29.06.2020 10:37 h.

2 min

Nueva crisis en el FC Barcelona. El equipo azulgrana atraviesa una situación delicada a poco más de 24 horas de medirse al Atlético de Madrid en el Camp Nou. El encuentro será decisivo para determinar las aspiraciones del cuadro catalán en Liga. Una victoria le mantendría con vida, pero cualquier otro resultado serviría el título en bandeja al Real Madrid.

El Barça está obligado a ganar, no solo a los colchoneros, sino en las seis jornadas que quedan de campeonato. Debe esperar, además, que la entidad de Chamartín se deje tres puntos por el camino. Si no se cumplen estos dos requisitos, el equipo dirigido por Zidane ganaría la tercera Liga de la década.

Lo ignora

El empate en Balaídos fue un golpe muy duro para el FC Barcelona. Los azulgranas llevaron el ritmo del encuentro y lo dominaron durante los 90 minutos, pero una pérdida en la medular y una genialidad de Aspas dejaron a los culés sin dos puntos que pueden acabar siendo fundamentales en la lucha por la Liga.

Los dos puntos y el liderato no fue lo único que se dejó el Barça en Balaídos. Vamos publicó este domingo unas imágenes inéditas que evidencian la fractura entre la plantilla y el cuerpo técnico. Messi, capitán del equipo, ignoró a Eder Sarabia, segundo entrenador, hasta en dos ocasiones durante una pausa de hidratación.

El delantero argentino estaba charlando de forma amistosa con Piqué hasta que vio llegar al preparador vasco. Cuando esto sucedió, el 10 se alejó de él y se hizo el loco bebiendo del botellín. Sarabia volvió a intentar hablar con él segundos después, pero el delantero argentino le siguió ignorando.

División

Lo más preocupante de todo es que el FC Barcelona iba ganando en la pausa de hidratación, por lo que resulta obvio que la actitud de Messi no fue producto de un calentón puntual. La división con el técnico vasco es total y no es la primera vez que esto se demuestra, aunque nunca se había visto de forma tan clara.

Luis Suárez celebra el gol frente al Celta / EFE

Luis Suárez celebra el gol frente al Celta / EFE

No fue la única señal de división que se vio en BalaídosLuis Suárez, preguntado por los motivos de los malos resultados fuera de casa, señaló que "para algo están los entrenadores, para analizar las situaciones. Nosotros lo damos todo y te queda la sensación que fuera de casa estamos perdiendo muchos puntos importantes que no perdíamos otras temporadas".

 

Hoy destacamos