Universo Blaugrana

Lautaro Martínez se enfrenta a Todibo en un Inter-Barça de Champions / AGENCIAS

Lautaro Martínez se enfrenta a Todibo en un Inter-Barça de Champions / AGENCIAS

El fichaje de Lautaro Martínez por el Barça se pone cuesta arriba

Desde la entidad azulgrana mandan un mensaje pesimista y el Inter no está para bromas

Víctor Malo @VMalo8

28.05.2020 01:52h Actualizado: 28.05.2020 01:59 h.

3 min

El interés del FC Barcelona en Lautaro Martínez está disparando la cotización en el mercado de un futbolista cuyos números tampoco son para tanto. Si bien se trata de un ariete que derrocha energía y talento, sus 16 goles en 31 partidos no parecen ser aval suficiente para abonar los 111 millones de su cláusula de rescisión en las dos primeras semanas de julio.

Sin embargo, el Inter de Milán se ha puesto serio y a través de su director deportivo, Piero Ausilio, ha dejado muy claro que “si quieren a Lautaro, tendrán que pagar la cláusula”. Esta declaración de intenciones encaja con las últimas informaciones que llegan a Culemanía desde los despachos del Camp Nou: las negociaciones no están ni mucho menos encaminadas.

El Barça está por la labor de incorporar al delantero de la albiceleste en una operación de intercambio de jugadores, donde no haya que abonar más de 50 o 60 millones de euros. Si bien la entidad blaugrana tiene una amplia nómina de fichas para negociar –en verano serán 34 jugadores en plantilla contando los que ‘suben’ del filial–, el Inter ha mostrado una negativa rotunda en las últimas horas a ese tipo de negociación.

Los movimientos de Suárez al precio de Dembelé 

La secretaría técnica del Barça hace dos años que tiene al delantero argentino en el foco como perfil interesante de futuro para relevar a Luis Suárez por su similitud de movimientos. Sin embargo, y como ocurrió con Dembelé, el club llega un poco tarde y, si realmente lo quiere, tendrá que pasar por caja pagando una millonada. Un escenario que a nivel contable no es recomendable.

La entidad azulgrana cifra la caída de ingresos por el coronavirus en unos 150 millones de euros. De los 124 millones de ingresos por traspasos que se presupuestaron en octubre, el Barça ya lleva recaudados 89,2 millones en distintas operaciones. Faltan 34 millones para cubrir esa partida de ingresos, pero mucho más si se quiere evitar cerrar el ejercicio con pérdidas. El ahorro con la rebaja salarial de los jugadores del primer equipo apenas asciende a 38 millones del todo insuficientes para evitar despedir el curso en números rojos.

Artificios contables 

La fórmula que planea el Barça, como avanzó Culemanía, pasa por utilizar ingenierías contables similares al artificio que supuso el intercambio Cillessen-Neto con el Valencia. Imputar la venta de jugadores altamente valorados como ingreso en el presente ejercicio y compensar el gasto del nuevo fichaje de forma fraccionada durante varios años. De este modo, se incrementa la deuda a cambio de evitar pérdidas inmediatas: pan para hoy.

Mbappé, Icardi y Neymar celebrando un gol con el PSG / EFE

Mbappé, Icardi y Neymar celebrando un gol con el PSG / EFE

Si bien el Barça aspiraba a jugar a este juego con el Inter, parece ser que los nerazzurri no están por la labor. Al menos, no todavía, ya que paralelamente a las negociaciones por Lautaro mantienen conversaciones con el PSG para la venta de su otro delantero estrella, Icardi. Curiosamente, el Barça se plantea retomar las conversaciones por otro jugador del club parisino, Neymar, si fracasa la operación Lautaro

Complicidad con la Juventus 

En este sentido, el mejor amigo del Barça puede ser la Juventus, cuyas relaciones con el club blaugrana son más que fluidas. Ambas entidades están interesadas en sacar esas ventajas contables que llevaron a la negociación de un intercambio Arthur-Pjanic. Sin embargo, el brasileño se niega a salir del Barça y todo apunta a que la Juve aceptará incluir a otro u otros jugadores blaugranas en la operación.

Arturo Vidal, Lautaro, Arthur y Pjanic, en un montaje | Culemanía

Arturo Vidal, Lautaro, Arthur y Pjanic, en un montaje | Culemanía

En estos momentos, la prioridad del Barça es la contable: cuadrar cuentas para evitar los números rojos. Por ello, la operación Pjanic tiene prioridad sobre el fichaje de Lautaro. Si todo va según lo previsto, la entidad barcelonista podría aspirar a la contratación del argentino a partir de julio, cuando ya se haya cerrado el ejercicio presente. Pero no será fácil. Para hablar de intercambios el Barça debe poner sobre la mesa nombres con más valor que Arturo Vidal, como Griezmann, Dembelé o Coutinho. En caso contrario habrá que rascarse el bolsillo. 

 

Hoy destacamos