Universo Blaugrana

Una foto de Antoine Griezmann durante un entrenamiento del Barça / FCB

Una foto de Antoine Griezmann durante un entrenamiento del Barça / FCB

El nuevo Griezmann: desayunos y Mario Kart

El francés, todavía en proceso de adaptación al club, se ha asentado al vestuario con una de sus virtudes extradeportivas

Redacción Culemanía @culemanias

11.09.2019 19:41h

2 min

Antoine Griemann tiene todavía mucho que demostrar de azulgrana. Deportivamente tiene un inmenso margen de mejora que deberá confirmarse con el paso de las jornadas. Hasta la fecha ha sido intermitente. Primero en San Mamés, seguidamente con una exhibición ante el Betis en el Camp Nou, y de nuevo naufragando en El Sadar.  

El francés es el jugador elegido por la secretaría técnica y Ernesto Valverde para conformar el nuevo tridente azulgrana junto a Leo Messi y Luis Suárez, pero lejos del terreno de juego, el francés también ha tenido que hacer frente en sus primeros meses de azulgrana a distintos cambios en su vida cotidiana.

Obligado

Cambios que no esperaba, y que sorprenden en un jugador de élite. Según informó el programa El Club de la Mitjanit, de Catalunya Radio, el ariete francés nunca desayuna. Una costumbre extraña, especialmente si se va a realizar ejercicio físico y que explicó al staff técnico. Unos argumentos que no convencieron al club y por lo que le obligaban a desayunar en las instalaciones cuando los entrenamientos eran a las 9 de la mañana.

Hasta entonces, Griezmann acudía caso en ayunas. Tomaba su mate matutino y poco más tal y como hacía bajo las órdenes del Cholo Simeone donde había menos control de los hábitos. Una costumbre que ahora puede volver a enmascarar. Al volver a los entrenamientos a las 11 de la mañana, el equipo no tiene la obligación --aunque pueden-- de desayunar en la Ciutat Esportiva Joan Gamper. 

Adaptado

Y mientras coge los hábitos como jugador azulgrana, donde sí se ha adaptado rápidamente ha sido al vestuario. Su integración fue inmediata, dada la presencia de los franceses y españoles a principios de pretemporada. 

Amistades con los que ha ampliado el vínculo. Según el mismo programa, durante la gira por Japón, el delantero se compró una Nintendo Suite en Tokio. ¿La razón? En cada viaje hay una competición del juego Mario Kart 8 entre los jugadores del Barça. Un videojuego del que tienen una Liga privada y en la que pueden participar ocho jugadores. 

Un juego que el francés apenas conocía y que aseguran que todavía no ha conseguido hacerse, pero que le ha servido para integrarse en el grupo. Carles Aleñá es el número 1 de la competición interna, seguido por Dembéle, quien sí es un habitual a los videojuegos. Un nuevo Griezmann hecho para triunfar en el Barça

 

Hoy destacamos