Universo Blaugrana

Griezmann, lamentando una acción ante el Eibar | EFE

Griezmann, lamentando una acción ante el Eibar | EFE

Griezmann elude el liderazgo en ausencia de Messi

El francés no aprovechó la baja del capitán para evidenciar su importancia en el Barça

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

29.12.2020 22:11h Actualizado: 29.12.2020 22:11 h.

2 min

El FC Barcelona cerró el año más negro de su historia reciente de la peor manera posible. Los culés, por primera vez en su historia, dejaron escapar puntos en el Camp Nou ante el Eibar y no pasaron del empate. El cuadro de Koeman solo ha sumado 25 de los 45 puntos posibles, lo que les aleja de un título de Liga cada vez más utópico. 

Era el día de los secundarios para resarcirse. Con la baja de Leo Messi, que quedó fuera de la convocatoria por molestias en el tobillo, Griezmann tenía la oportunidad de evidenciar su importancia en el Barça, y de demostrar debe ser el líder del proyecto si finalmente el argentino opta por marcharse a final de temporada. Nada más lejos de la realidad. 

Griezmann, en una acción ante el Eibar | FCB

Griezmann, en una acción ante el Eibar | FCB

Precisamente El Principito fue el escogido por Koeman para reemplazar al capitán en ataque. Y no estuvo a la altura en ningún momento. Eludió el liderazgo y volvió a su versión fantasmal contra el conjunto armero. Sorprendió, al principio del encuentro, que no reclamase el penalti a Araújo y dejase lanzarlo a un Braithwaite que lo falló. Tras ese momento, desapareció y se mostró incapaz de tirar del carro. Perdió balones peligrosos, protagonizó constantes imprecisiones y cuando tenía que atacar, tampoco lo hizo adecuadamente. Partido muy poco fluido del francés, que acabó siendo uno de los sacrificados por el entrenador blaugrana en busca de la remontada. 

Dembelé, el único que se consagra sin Messi

Era una noche importante para los tres fichajes más caros de la historia del Barça. Sin embargo, Dembelé fue el único que se consagró ante la ausencia del argentino. El extremo galo entró al descanso y fue el revulsivo que necesitaba el Barça. Se encargó de liderar la reacción blaugrana y llevar el peso del ataque culé en la segunda mitad. Y respondió con buena nota. Suyo fue el gol del empate, tras aprovechar una buena jugada colectiva y una maravillosa asistencia de Junior Firpo. 

Tras el tanto que ponía las tablas en el electrónico, el cuadro catalán, ya sin Griezmann en el campo, lo intentó con más fe que fútbol. Entró también Coutinho, que tuvo menos de media hora para ayudar al equipo a conseguir la remontada. No obstante, igual que el ex del Atlético, estuvo desaparecido y prácticamente no aportó. Para más inri, no pudo acabar el choque al lesionarse la rodilla. Un contratiempo que podría dejarle varias semanas lejos de los terrenos de juego. 

Dembelé, celebrando su gol ante el Eibar | EP

Dembelé, celebrando su gol ante el Eibar | EP

Tres jugadores que costaron 440 millones de euros no fueron capaces de sustituir a Leo Messi. Excepto Dembelé, no respondieron a las expectativas. Evidenciaron todas las carencias que han demostrado durante estos últimos años, y dieron argumentos a sus detractores para pensar que no son las piezas necesarias para reemplazar al argentino si acaba marchándose. Noche negra para el Barça. 

Hoy destacamos