Universo Blaugrana

Una foto de Griezmann celebrando su segundo gol ante el Betis / EFE

Una foto de Griezmann celebrando su segundo gol ante el Betis / EFE

Griezmann y la Masía hacen rugir al Camp Nou en ausencia de Messi

Los azulgranas firman su primera victoria de la temporada con un Griezmann estelar y un Carles Pérez ilusionante

Redacción Culemanía

25.08.2019 22:54h

3 min

Venció y convenció, por fin (5-2). De nuevo con remontada incluida y con muchas dudas en ataque durante la primera parte, pero los azulgranas se enfundaron el mono de trabajo en el segundo tiempo y, con una marcha más, hundieron a un Betis que con muy poco se puso por delante en el marcador gracias a un tanto de Fekir.

Con un once inicial inédito y con Griezmann liderando el ataque junto a Rafinha y Carles Pérez, el francés por fin demostró por qué el Barça pagó 120 millones de euros por él. Dos tantos, el segundo un gol de clase mundial, para decantar la balanza del lado azulgrana. Una fiesta a la que se sumó Carles Pérez en su debut en el Camp Nou con el primer equipo en partido oficial, Jordi Alba y Arturo Vidal. 

Un festival de goles ante un rival de entidad sin Messi, Suárez ni Dembelé, pero con un cambio radical de guión de la primera a la segunda parte. Presión asfixiante, intensidad y acierto de cara a portería ante un Betis que poco pudo hacer ante las acometidas azulgranas. Una manita que finalmente maquilló Loren.

La verticalidad, la asignatura pendiente

Ernesto Valverde no se amedrentó por las bajas, mantuvo el esquema (4-3-3) y recompensó a Rafinha y Carles Pérez. Bendita elección. Rafinha tuvo dos tantos en sus botas y solo la mala fortuna le privó de cerrar un gran encuentro. El canterano, por su parte, obtuvo la recompensa al esfuerzo. Garra, carácter y gol para premiar su trabajo. El nuevo 'Pedro'. 

Pero antes de las sonrisas, llegaron los llantos y las caras largas al Camp Nou. El Betis se adelantó en el marcador en el primer disparo a puerta que tuvo, obra de Fekir, y demostró la carencia azulgrana de siempre. La verticalidad de los equipos rivales es la asignatura pendiente. Demasiada velocidad para una defensa que se acaparó en la medular mientras el Barça asediaba el área rival sin acierto ni punch.

Una foto de Nabil Fekir en la jugada de gol del Betis / EFE

Una foto de Nabil Fekir en la jugada de gol del Betis / EFE

Cambio radical

Y con el murmullo del Camp Nou con el marcador en contra, apareció Griezmann para poner el empate en el marcador. In extremis golpeó el balón y batió a Dani Martín. Discreta celebración para ser el primer tanto de la temporada en el Camp Nou y el primero en partido oficial de su carrera como azulgrana. El marcador mandaba con el empate 1-1 a la media parte, hasta que el francés quiso. Reapareció en el 49 para culminar la remontada con un golazo que esta vez sí celebró. Eufórico y con show incluido. Tras abrazarse con sus compañeros, Griezmann se presentó ante el Camp Nou con confeti. Lo nunca visto. 

El Barça empezó a encontrarse más cómodo, el Betis acusó la inensidad azulgrana y Carles Pérez puso la guinda a su debut. Gol desde la frontal para sentenciar la victoria en el 55. El partido s rompió y se convirtió en cosa de uno. Con un Barça volcado en ataque, con una velocidad de vértigo que abrió paso al festival de goles azulgranas. Jordi Alba firmó el cuarto de la noche en el 60 y Arturo Vidal, que entró por Busquets, cerró la manita en el 77.

Una foto de Carles Pérez celebrando su gol ante el Betis / EFE

Una foto de Carles Pérez celebrando su gol ante el Betis / EFE

Loren en el 79 maquilló el marcador tras una pérdida de Griezmann. Fusiló a Ter Stegen que apenas pudo hacer para evitar el tanto del delantero.  

Partido de debuts

Si Carles Pérez ilusionó en pretemporada y confirmó su candidatura al primer equipo ante el Betis en su debut, con gol incluido, Valverde aprovechó la ventaja en el marcador para darse ciertos lujos. Ansu Fati debutó con 16 años con el primer equipo y Junior Firpo pudo presentarse, por fin, ante su afición en partido oficial. Precisamente ante su exequipo el Betis, con victoria y permitiendo a Alba acabar el encuentro como extremo. Una fórmula que probó Valverde y que habrá que ver si tiene continuidad en el futuro.

El Barça por fin convenció, sin sus estrellas, tras la derrota en San Mamés. El Camp Nou fue una fiesta. Alegría, emoción e ilusión para afrontar una temporada difícil. Ahora solo queda por confirmar si el tropiezo en tierras vascas fue solo un espejismo, o este Barça va a jugar así, en serio. Valverde recupera el crédito, hasta la próxima jornada donde se espera que Messi pueda estrenarse por fin junto a Griezmann.

 

Hoy destacamos