Universo Blaugrana

Griezmann y Luis Suárez se lamentan tras el fatal partido del Barça en Los Cármenes / EFE

Griezmann y Luis Suárez se lamentan tras el fatal partido del Barça en Los Cármenes / EFE

Griezmann vive marginado en las bandas del Barça

El regreso de Luis Suárez ha provocado que el delantero francés se desplace a los lados

Pau Beya Acero @pbeya96

22.09.2019 14:43h

2 min

El FC Barcelona dio una imagen preocupante sobre el césped del Nuevo Los Cármenes. Una semana después de exhibirse en el Camp Nou contra el Valencia, el conjunto azulgrana volvió a dejar malas sensaciones en un partido fuera de casa. Ha disputado cuatro encuentros lejos del Estadi esta temporada y hasta el momento presenta un balance muy pobre: dos empates, dos derrotas, cinco goles en contra y solo dos a favor.

Una de las peores noticias del duelo fue el poco, por no decir nulo, peligro que creó el cuadro catalán. La velocidad del juego fue tremendamente lenta y cuando los de Valverde se acercaban al área de Rui Silva se quedaban sin ideas. Únicamente Messi Ansu Fati fueron capaces de poner en aprietos a un Granada que tuvo el partido bajo control en todo momento.

Ausente

De quien no hubo noticias fue de Antoine Griezmann. Partió de inicio escorado a la izquierda y apenas tuvo protagonismo durante la primera mitad. Estaba muy anclado a la banda, como en Dortmund, y creó el mismo peligro que en Alemania: ninguno. No participó del juego del equipo y no desbordó a Víctor Díaz ni una sola vez.

Antoine Griezmann en el duelo contra el Granada / EFE

Antoine Griezmann en el duelo contra el Granada / EFE

En la segunda mitad, con la entrada de Ansu Fati Leo Messi, pasó a la banda derecha. Tampoco funcionó. El juego del FC Barcelona pasó por los pies de los dos futbolistas que entraron y, como en la primera parte, cada vez que recibía el balón lo devolvía sin tratar de encarar al rival. Aún está en proceso de adaptación, pero parece complicado que vaya a hacerlo anclado en banda.

Sí, en anteriores momentos de su carrera jugaba caído en banda. Caído, no fijado. Pero más allá de este matiz, ese Griezmann que desbordaba, regateaba y hacía la vida imposible a los laterales cuando jugaba en la Real Sociedad ya no existe. En el Atlético de Madrid se convirtió en un jugador diferente, que necesita estar en contacto con el balón contínuamente y brilla por el carril del centro. Puede partir desde la banda, pero si se queda ahí durante los 90 miniutos es extremadamente complicado que dé el nivel que se espera. Él debe mejorar, pero Valverde tiene que colaborar.

Olvidado

Uno de los aspectos más preocupantes del partido de Griezmann fue que Messi ni lo buscó. El 10 se ubicó en la posición de mediapunta y se movió por la zona de tres cuartos con total libertad. Justo lo que necesita el delantero francés. Se puso el equipo a la espalda pero ni él pudo arreglar el desastre que fue el equipo catalán en Los Cármenes.

Antoine Griezmann persigue a Víctor Díaz / EFE

Antoine Griezmann persigue a Víctor Díaz / EFE

Coincidió con Antoine por segundo partido consecutivo y por el momento parece evidente que no tienen conexión. El astro argentino buscó todo el tiempo a Ansu Fati y fueron pocas las veces que trató de combinar con el ex del Atlético. La conexión Griezmann-Messi, con la que muchos se frotaban las manos, no existe (de momento).

Se pagaron 120 millones de euros por él y hasta ahora, partido contra el Betis aparte, no ha dado la talla. Griezmann tiene mucho trabajo por delante para llegar a ser importante en el FC Barcelona. No solo deberá hacerlo él, sino también Valverde. Si la única opción que maneja el técnico es anclarlo en banda, sea en la derecha o en la izquierda, Antoine no rendirá. Por mucho que trabaje.

 

 
Hoy destacamos