Universo Blaugrana

Una foto de Ivan Rakitic durante un entrenamiento / EFE

Una foto de Ivan Rakitic durante un entrenamiento / EFE

Hay 'caso Rakitic' (y el Barça tiene un crack en la recámara)

El croata puede entrar en la lista de transferibles si Eric Abidal consigue sellar la llegada de otro centrocampista de sus características

Víctor Malo | Claudia Granja

13.11.2018 15:29h

3 min

Ivan Rakitic aspira a renovar con el Barça en los próximos meses. Una vez Jordi Alba y Munir pasen por las oficinas del club, el croata recordará que pidió turno este verano. Sin embargo, las intenciones del club no tienen por qué ir de la mano con respecto a las del jugador, de 30 años, cuyo contrato termina en 2021 y tiene una cláusula de rescisión de 125 millones de euros

No se descarta su renovación porque es un jugador impecable en todos los sentidos. Comprometido, responsable, trabajador, afable y buen compañero. En el vestuario están encantados con él. También en el cuerpo técnico. Pero el tiempo no pasa en balde para nadie y el Barça necesita siempre a los mejores. En estos momentos es más probable que se le suba un poco el sueldo, que una ampliación de la duración de su contrato. Pero hasta verano puede pasar de todo. 

Cuando Bartomeu declaró en septiembre que no habría ningún detalle con el jugador —después de sus declaraciones— fue por varios motivos que la dirección deportiva del club trabaja. Conscientes de que cumple 31 años en marzo, el Barça ha iniciado la búsqueda de nuevos talentos para renovar a una plantilla en la que la mayoría de los pesos pesados superan la treintena. Algo similar a lo que ocurre con Luis Suárez

Transferible 

En esa hoja de ruta para renovar la plantilla se incluye a Rakitic. La entrega del croata al club es irrefutable y aunque aún tiene mucho fútbol en sus botas, la entidad catalana necesita prepararse para una transición paulatina que deberá sucederse en algún momento. El Barça no es ajeno al mercado actual y conoce la necesidad que tiene de ingresar por la venta de sus jugadores y Rakitic tiene muy buen cartel.

Modric y Rakitic en el Real Madrid Barça de 2017 / EFE

Modric y Rakitic en el Real Madrid Barça de 2017 / EFE

El pasado verano el croata protagonizó uno de los culebrones del verano y encogió el corazón de la hinchada culé por su posible salida al PSG. La oferta estaba encima la mesa: 100 millones de euros, pero la negativa por desprenderse de Rabiot del gigante francés frustró la operación que algunos directivos veían con buenos ojos. Una situación que podría cambiar el próximo verano. 

Rabiot, recambio natural de Rakitic

Rabiot se antoja en estos momentos como el relevo natural para Rakitic por distintos motivos, todos ellos deportivos. Ambos son jugadores con un buen despliegue físico, talentosos pero sacrificados. Que suman tanto en ataque como en defensa, imprescindibles para el repliegue y para garantizar el equilibrio del equipo. Rakitic lo ha bordado estos años, pero las piernas empiezan a pesar. Rabiot tiene condiciones similares y es mucho más joven. 

Así juega Adrien Rabiot / YOUTUBE 

El deseo del francés por vestir de azulgrana es evidente y hace meses que está jugando sus cartas de presión con el club que preside Nasser Al-Khelaïfi. Se ha negado a renovar en tres ocasiones y parece que mantendrá su postura para acercarse al Camp Nou. Si Rabiot llega, un centrocampista deberá salir. La plantilla del Barça tiene superávit de jugadores en la medular y aunque hay muchos sin minutos —​Sergi Samper y Denis Suárez—, la edad y el cartel juegan en contra del 4 azulgrana y en favor de los intereses del club. 

Abidal sigue al acecho 

Eric Abidal trabaja para acercar posturas y una buena negociación por el francés, que con 23 años tiene un futuro prometedor y un perfil muy similar al de Rakitic, podría poner contra las cuerdas la continuidad del centrocampista en Barcelona. El croata no será moneda de cambio por el jugador parisino, pero si podría ser una fuente de ingresos importante para acometer otros fichajes. Seguramente la oferta que realizó el PSG el verano pasado no vuelve a repetirse, al menos procedente de otro club. Solo el gigante francés estaría dispuesto a desembolsar ese dinero por un jugador que entonces tendrá 31 años. 

De momento, el club busca recambios mientras Rakitic está tranquilo por su estatus de intocable para Valverde y para el vestuario. Ya se verá si esto sigue así el verano que viene. 

 

Hoy destacamos