Universo Blaugrana

Piqué, lamentando la derrota contra el Granada | EFE

Piqué, lamentando la derrota contra el Granada | EFE

La impotencia de Piqué, culpable contra el Granada

Un error impropio del veterano y capitán blaugrana comportó el segundo gol de los nazarís

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

29.04.2021 21:47h Actualizado: 29.04.2021 21:49 h.

1 min

Nadie en Barcelona se esperaba caer contra el Granada. Los culés, tras hacer lo más difícil y remontar hasta 14 puntos al Atlético de Madrid en menos de cuatro meses, se encontraban en una posición de privilegio totalmente inesperada: un triunfo de los nazarís les colocaba líderes por primera vez este curso, y les permitía depender de ellos mismos para las cinco jornadas que quedaban. 

Nada más lejos de la realidad. Ante los de Diego Martínez, los de Koeman acusaron su falta de eficacia en los metros finales y sus errores atrás. Pero también un nerviosismo impropio sobre todo de los futbolistas con más galones, como Gerard Piqué. El central catalán, impotente tras el empate de los visitantes, se empeñó en lanzarse al ataque para vertirse de héroe. 

Piqué, en una acción ante el Granada | EFE

Piqué, en una acción ante el Granada | EFE

No obstante, esta vez la épica no acompañó al Barça ni tampoco al veterano defensa, como sí pasó en la Copa del Rey. Sus subidas para buscar acciones aéreas fueron completamente inútiles. Piqué lo intentaba sin éxito jugada tras jugada. No sirvió de nada.

Error decisivo

Pero además, para más inri, esta impotencia privó al capitán blaugrana de racionalidad. Se centró en el ataque, y descuidó la defensa. Y un error suyo comportó el segundo y decisivo gol de los nazarís. Con todo el Barça en ataque, el Granada encontró una oportunidad al contraataque para lanzarse a por los tres puntos.

Fede Vico se sacó un gran centro por la banda izquierda, que llegó al veterano Jorge Molina, completamente solo, tras un fallo de marcaje de Piqué. El delantero no erró su cabezazo ante Ter Stegen, y culminó la remontada de los visitantes en el Camp Nou. El central fue el gran señalado, e intentó solventar su error de nuevo lanzándose al ataque en busca del empate. Lo intentó hasta el último segundo, pero no lo consiguió.

Piqué fue la encarnación de todo el FC Barcelona ante el Granada. Demasiado relajado, impotente tras el empate, nervioso en busca del gol del empate, y falto de ideas y racionalidad al ver que se les complicaba la Liga. 

 
Hoy destacamos