Universo Blaugrana

Una foto de Jordi Alba durante un partido con el Barça / EFE

Una foto de Jordi Alba durante un partido con el Barça / EFE

Jordi Alba muestra su cara más amarga con la renovación por el Barça

El lateral azulgrana aseguró que las negociaciones siguen en 'stand by' a la espera de que el club se pronuncie

Claudia Granja @c_granjafranch

14.01.2019 12:30h Actualizado: 14.01.2019 13:47 h.

1 min

Jordi Alba vive su mejor momento como jugador del Barça en el verde. Volvió a firmar un encuentro impecable frente al Eibar, ajeno a lo que ocurre en las oficinas del club, en una situación que para el barcelonismo empieza a ser preocupante. El lateral atendió a los medios de comunicación en la zona mixta y fue tajante respecto a los rumores que se ciernen sobre su renovación con el club. 

Los meses pasan y mientras el club estudia nuevas incorporaciones y otros jugadores de igual importancia para el equipo ya han rubricado su firma en nuevos contratos, su situación es bien distinta. Las reuniones con su representante y algunos dirigentes del club ya han empezado, pero parece ser que las diferencias en las nuevas cláusulas, la duración del nuevo contrato y, sobre todo, su sueldo distan mucho de los intereses de ambas partes. 

Dardo directo

Su contrato con el club azulgrana finaliza en junio de 2020 y todo sigue exactamente igual que meses atrás. "Mi renovación sigue igual. Me queda un año de contrato y al final no sé lo que piensa el club y lo que quiere hacer. Al final es su decisión, pero estoy tranquilo. Son ellos los que tienen que decidir si me quieren renovar o no. Mi deseo es quedarme aquí muchos años", explicó el de L'Hospitalet. 

Jordi Alba celebra con Messi y Coutinho el primer gol del Barça contra el Tottenham / EFE

Jordi Alba celebra con Messi y Coutinho el primer gol del Barça contra el Tottenham / EFE

Unas declaraciones no exentas de polémica. El balón está en el tejado del club catalán y el futbolista espera un movimiento por parte de la directiva. Su deseo de continuar en el Camp Nou no ha cambiado, aunque su postura de subir un escalafón salarial en el vestuario tampoco. Ahí radican las diferencias que están alargando unas negociaciones infinitas. Asimismo, encontrar a un lateral de sus cualidades y garantías está difícil. Alba tiene la sartén por la manga y una estrategia clara: esperar. 

 

 
Hoy destacamos