Universo Blaugrana

Una foto de Ernesto Valverde durante la final de Copa ante el Valencia / FCB

Una foto de Ernesto Valverde durante la final de Copa ante el Valencia / FCB

Los jugadores del Barça fallaron a Valverde

Todas las voces autorizadas del club, desde la directiva hasta el vestuario, han defendido a Valverde de forma pública con palabras, pero sin hechos

Claudia Granja @c_granjafranch

27.05.2019 11:26h

2 min

Intocable y con la credibilidad intacta. Así se presentaba el escenario para Ernesto Valverde horas antes de la final de la Copa del Rey ante el Valencia. Mensaje de confianza total para un técnico que cuenta, o contaba, con el apoyo de la directiva --ratificado por Bartomeu en el Senado-- y reiterado por enésima vez por Messi en la rueda de prensa previa a la final

Un escenario cómodo pero tembloroso y que podría cambiar en las próximas horas después de que los azulgrans tiraran la Copa a manos de un Valencia entregado a la causa y al planteamiento de Marcelino. Surtió efecto y ahora la revolución a la que se ve abocada la directiva podría llevarse al técnico extremeño por delante. 

Discursos repetidos, con el mismo mensaje, pero con el mismo final deportivo: derrotas y títulos perdidos por el camino por una falta de competitividad, carácter y ambición impropios de un equipo como el Barça.

Las palabras se las lleva el viento

Valverde contó y, todavía cuenta, con una infinidad de apoyos. Gran parte de la directiva continúa reafirmándose en el discurso del presidente conocedores de que, hoy por hoy, no hay un recambio de garantías para el banquillo azulgrana. Asimismo, también cuenta con el apoyo unánime de la plantilla quien le ha defendido siempre en su gestión, planteamiento y estilo. 

Muchas palabras bonitas, pero pocos resultados. Todos defendieron al técnico en las horas más bajas tras la debacle de Anfield, pero nadie supo responder a la verdadera necesidad del club, la afición, el equipo y, sobre todo, Valverde: ganar. 

Una foto de Ernesto Valverde, entrenador del Barça / FCB

Una foto de Ernesto Valverde, entrenador del Barça / FCB

Esa es la reacción que necesitaba el técnico extremeño para disipar o al menos reducir las dudas que se apilaban sobre su figura. Ahora, tras del descalabro copero solo han aumentado. Ganar la Copa era una victoria para todos, pero especialmente para reafirmar la figura del Txingurri y al parecer, nadie supo o nadie quiso. 

Faltó fútbol

La pérdida del estilo ha sido un tema que ha perseguido al técnico durante toda la temporada, así como también la tímida apuesta por la cantera. Dos factores clave que han puesto en duda su gestión y que el vestuario, de forma unánime, ha respondido siempre tajantemente. Messi, Busquets, Suárez, Sergi Roberto. Todos han dado la cara por un técnico que ha sabido conciliar a un vestuario que se rige por sí solo de puertas para dentro. 

Ernesto Valverde hablando con Leo Messi en un partido en el Camp Nou / EFE

Ernesto Valverde hablando con Leo Messi en un partido en el Camp Nou / EFE

Todos eran conscientes que, de perder, no solo se empañaba la temporada, sino que además, se ponía a Valverde en una situación extrema: obligado a dimitir o muy cerca de ser despedido. Palabras y declaraciones de confianza total que no se trasladaron al verde y que no se han traducido en títulos. 

Ahora, la decisión es de la junta. La plantilla entera no puede salir y uno o varios deben pagar los platos rotos.

 

Hoy destacamos