Universo Blaugrana

Messi en el partido contra el Slavia de Praga EFE

Messi en el partido contra el Slavia de Praga EFE

Solo tres jugadores se salvan del Barça-Slavia de Praga

Fueron los tres únicos que dieron la cara frente al cuadro checo

Pau Beya Acero @pbeya96

05.11.2019 22:00h

2 min

Vuelven los fantasmas al Camp Nou. Tras encadenar una racha de hasta siete victorias consecutivas, el FC Barcelona ha vuelto a su peor versión. Es algo que se evidenció el pasado sábado frente al Levante y que se confirmó este martes frente al Slavia de Praga. El conjunto azulgrana no pudo pasar del empate ante un equipo que teóricamente tenía la vitola de princesa del grupo (0-0).

Lo peor no fue el resultado, sino la imagen que ofreció el cuadro catalán sobre el terreno de juego. En la primera mitad, pese a que fueron los de Valverde quienes tuvieron más ocasiones, los checos fueron netamente superiores. En la segunda, ya con el Slavia vacío por todo el desgaste del arranque del encuentro, el Barça sufrió mucho para crear ocasiones de peligro.

A nivel colectivo, la actuación de los azulgranas fue claramente mejorable. Y, a nivel individual, solo tres jugadores se salvaron de la quema: el líder del equipo, Leo Messi, el jugador que marcaba los tempos del choque, Frenkie de Jong, y la solución de emergencia de Ernesto Valverde, Ansu Fati.

El líder

El delantero fue el mejor del FC Barcelona en el partido contra el Slavia de Praga. Al principio del encuentro lo pasó mal, pues el Slavia de Praga, con las líneas muy juntas, le dificultó entrar en contacto con el balón. Pero con el paso de los minutos fue despertando y con él también lo hizo el conjunto catalán.

Messi, el mejor del Barça ante el Slavia | EFE

Messi, el mejor del Barça ante el Slavia | EFE

Lo intentó de todas las formas posibles. Con disparos cruzados, con su jugada más típica yendo de fuera hacia dentro, rematando pases de la muerte e incluso desde el córner. Pero no hubo manera. Kolar desbarató todas sus llegadas. Y cuando el guardameta checo no llegaba, era el palo quien repelía sus ocasiones. Intentó activar a sus compañeros en todo momento, pero él solo no puede tirar del carro.

El control

Por lo que respecta a Frenkie de Jong, volvió a cuajar un partido muy completo, ya fuera en la posición de interior o en la de pivote, una vez Rakitic sustituyó a Busquets. Oxigenó al equipo en la salida del balón y también fue uno de los más activos en la presión. Muestra de ello es que nadie en el FC Barcelona corrió más que él en el encuentro.

Frenkie de Jong disputa el balón con Olayinka / EFE

Frenkie de Jong disputa el balón con Olayinka / EFE

Dio criterio, control y organización al equipo azulgrana. En los instantes finales, de hecho, se atrevió con un eslalon con el que superó a diversos futbolistas del Slavia de Praga. Acabaron derribándolo cerca del área, pero el colegiado no señaló falta. Sin completar un duelo brillante, volvió a ser uno de los más destacados.

El revulsivo

 

Aunque no se puede comparar su actuación a la de Messi ni a la de Frenkie, Ansu Fati también cumplió con nota contra el Slavia de Praga. Saltó al terreno de juego cuando faltaban poco más de 25 minutos. Hizo poco, pero todo lo que hizo, lo hizo bien. Desequilibró, abrió el campo e incluso puso un gran pase para que Messi abriera el marcador, pero Kolar lo desbarató.

Messi, De Jong y Ansu Fati fueron los únicos jugadores que aprobaron el examen frente al conjunto checo. La imagen del equipo fue pobre, muy pobre, pero ellos se salvaron de la quema. Eso sí, con su buen rendimiento no bastó para ganar el partido.

 

Hoy destacamos