Universo Blaugrana

Antoine Griezmann contra el Huesca / EFE

Antoine Griezmann contra el Huesca / EFE

Koeman castiga a Griezmann: 10 minutos de decepción

El delantero francés vio casi la totalidad del partido contra el Huesca desde el banquillo

Pau Beya Acero @pbeya96

03.01.2021 23:58h

2 min

Victoria solvente del FC Barcelona en Huesca. El equipo azulgrana salvó el primer match-ball de los muchos que le quedan y sigue con algo de vida en la pelea por la Liga. Atlético y Real Madrid tampoco fallaron en sus compromisos ante Alavés y Celta, respectivamente, por lo que los culés siguen a diez puntos de los colchoneros y a ocho de los blancos.

El Barça fue de más a menos en el partido. Dominó de forma abrumadora la primera mitad y tuvo ocasiones para marcharse al descanso con una ventaja de dos o tres goles, pero el marcador no pasó del 0-1. En la segunda, los blaugranas se dedicaron más a contemporizar que a atacar, pero acabaron venciendo sin sufrimiento.

Suplente

Una de las grandes noticias del encuentro la protagonizó Antoine Griezmann. Y no precisamente para bien. El delantero francés, que había sido titular contra el Eibar el pasado martes, empezó el choque desde el banquillo. El regreso de Messi, sumado al buen momento de Dembelé, lo relegó a la suplencia.

Griezmann con Koeman / REDES

Griezmann con Koeman / REDES

Estuvo calentando en la banda durante prácticamente toda la segunda mitad, pero no fue hasta el 80' cuando saltó al terreno de juego para reemplazar a Martin Braithwaite, que completó un duelo bastante discreto. El delantero francés tan solo gozó de diez minutos sobre el verde en los que apenas tuvo protagonismo.

Fue la única fase del partido en que el Huesca se adueñó del esférico y trató de incomodar al FC Barcelona. Aunque no creó ocasiones de peligro, al equipo azulgrana le costó conectar jugadas largas. Y Griezmann apenas pudo entrar en contacto con el balón. Lo tocó únicamente en cuatro jugadas, y sin trascendencia alguna.

Complicado

Visto lo visto, el ex del Atlético de Madrid tendrá complicado hacerse con un hueco en el once. Leo Messi es indiscutible por razones obvias. Pedri está exhibiendo un gran nivel y se está convirtiendo en el socio ideal del 10. Dembelé ha vuelto de la lesión mejor que nunca y tiene el desequilibrio que necesita el Barça.

Dembelé protagoniza una acción de ataque contra el Huesca / FCB

Dembelé protagoniza una acción de ataque contra el Huesca / FCB

La única plaza por la que podría competir Griezmann actualmente es por la de delantero centro, donde Martin Braithwaite no está rindiendo al nivel que debe hacerlo un ariete del FC Barcelona. Sin embargo, el delantero danés tiene la capacidad de fijar a los centrales y de jugar de espaldas a la portería, algo que no está entre las principales aptitudes del galo.

Griezmann deberá aprovechar muy bien sus oportunidades si quiere recuperar la titularidad. Hoy por hoy, está muy lejos de ser un fijo en los onces de Ronald Koeman.

 
Hoy destacamos