Universo Blaugrana

Leo Messi, cabizbajo en una acción de la final / EFE

Leo Messi, cabizbajo en una acción de la final / EFE

Leo Messi, la mayor virtud convertida en defecto para el Barça

El argentino lo intentó pero no pudo firmar la gesta que esperaba

Oriol Quintana @urikingkat

26.05.2019 19:11h

2 min

El Barça llegaba a la final copera sin muchos argumentos ofensivos para levantar la quinta Copa del Rey consecutiva. Leo Messi era prácticamente la única arma ofensiva de un equipo a quien la temporada ya se le hacía larga. Tras la debacle de Anfield (4-0), los culés no tenían los ánimos adecuados para afrontar la final.

El club contaba con las bajas de Dembelé y Luis Suárez por lesión. Al 10 le acompañaba en la delantera a Philippe Coutinho, que volvía tras lesión, y Sergi Roberto, que casi nunca ha actuado de extremo derecho. Aunque fue de menos a más en la primera parte se encontró con un gran Jaume Doménech.

En la segunda parte cogió las riendas del equipo y la presencia de Malcom en el extremo le ayudó a tener más espacio. Lo probó varias veces he incluso llegó a sacar un disparo imposible que dio en el palo. En el minuto 73 pudo superar al portero tras un gran remate de Lenglet que dejaba el balón muerto dentro del área pequeña.

Hundido

Tras el pitido final, Messi se derrumbó. Estuvo cabizbajo sobre el césped y fue tan rápido como pudo a recoger el premio de subcampeones. El argentino dio la cara tanto en el verde como fuera de él en la previa del partido. No lo hizo tras la segunda debacle de la temporada.

Leo Messi tras el pitido final del partido / EFE

Leo Messi tras el pitido final del partido / EFE

El capitán hizo sus deberes. Marcó el gol del Barça y lo intentó hasta el final. El argentino le ha marcado cuatro goles -todos los culés- al Valencia este curso. Nunca le había marcada a Jaume y lo hizo. Es de los pocos que se salvan, pero no lo pudo hacer solo, le faltaban aliados.

Con la del sábado, suma la tercera derrota en una final copera desde que subió al primer equipo. Ha llegado a disputar nueve finales y ha ganado seis de ellas. Las únicas que perdió fueron contra el Real Madrid en 2011 y en 2014. Ha visto portería en cinco finales de nueve disputadas. Números de crack.

¿Y ahora qué?

El argentino se mostró convencido de la continuidad del entrenador culé, Ernesto Valverde, el día antes de la final de la Copa del Rey. Con él se siente cómodo pero ve como poco a poco el club va perdiendo la esencia que hizo maravillar al mundo entero. El fútbol de físico empieza a ganar al toque.

Una foto de Leo Messi durante la rueda de prensa previa a la final de la Copa del Rey / EFE

Una foto de Leo Messi durante la rueda de prensa previa a la final de la Copa del Rey / EFE

Este verano se realizarán cambios tanto en la estructura del club como dentro del vestuario. El Barça necesita energía y sangre fresca. El primero que llegará será Frenkie de Jong, del Ajax de Ámsterdam, pero no será el único. Los pesos pesados se tienen que mojar, son el pilar del equipo y su opinión es importante.

A Messi aún no se le acaba la temporada. Lo volveremos a ver en la Copa América que empieza la segunda semana de junio. El debut de Argentina será el día 16 contra Colombia. La Pulga ha vuelto al combinado nacional con el claro objetivo de levantar la copa.

 

Hoy destacamos