Universo Blaugrana

Piqué llama al orden en el encuentro frente al Valencia / EFE

Piqué llama al orden en el encuentro frente al Valencia / EFE

El lujo que no se puede permitir el Barça (y le puede costar la Liga)

Los dos goles del Valencia resucitan los fantasmas de principio de temporada

Pau Beya Acero

03.02.2019 19:33h

2 min

El empate del FC Barcelona frente al Valencia trajo de vuelta uno de los problemas que azotaron al equipo azulgrana los primeros meses de temporada: la fragilidad defensiva. Los chés marcaron dos goles pero tuvieron ocasiones como para anotar un par más. El Barça dominó el balón, pero en los contrataques valencianistas todo se tambaleaba. 

Con los de ayer ya son 23 los tantos que ha encajado el equipo catalán a lo largo de esta temporada. En solo 22 jornadas. A niveles estadísticos esto implica 1,05 goles encajados por partido, unos números impropios de un equipo que quiere ganarlo todo. Los blaugranas han ido tapando estos problemas gracias al potencial ofensivo. Han marcado 60 goles en lo que va de Liga, una media de casi tres por encuentro.

A lo largo de la racha de ocho victorias consecutivas parecían haberse solucionado estas dificultades. Entre la Jornada 14 y la 21 el equipo solo encajó dos goles, los mismos que ayer en tan solo ocho minutos. Las estadísticas defensivas son aún peores si nos focalizamos en los encuentros que se han disputado en el Camp Nou.

En 12 partidos, 15 goles recibidos

O dicho de otra forma. Cada equipo que visita Barcelona se lleva de recuerdo un tanto. Algunos incluso dos. Con todo el respeto, son números de equipo pequeño: son los mismos goles que han encajado Huesca y Espanyol y solo Girona (16), Villarreal (17), Levante (21) y Rayo Vallecano (24) superan los registros azulgranas.

Alavés, Villarreal, Celta Eibar son los únicos equipos que se han marchado de vacío del Camp Nou. Con el encuentro frente al Valencia ya son cuatro las veces que el Barça ha recibido dos goles en casa. Los chés se suman a una lista donde constan Huesca (8-2), Sevilla (4-2) y Girona (2-2). La permisividad defensiva se elevó hasta lo más alto en la visita del Betis. Los verdiblancos superaron a Ter Stegen hasta en cuatro ocasiones (3-4).

Joaquín celebra su gol con el Betis ante el Barça en el Camp Nou / EFE

Joaquín celebra uno de los cuatro tantos que anotó el Betis en el Camp Nou / EFE

Como sucede con el cómputo general, el FC Barcelona lo basa todo en los goles a favor. 38 tantos en 12 encuentros, el doble o más que cualquier otro equipo de la competición. Este potencial ofensivo puede salvar los partidos muchas veces, pero los precedentes de Girona, Betis Valencia deben servir de ejemplo para no confiarse.

Portería blindada fuera de casa

El Camp Nou debería ser un fortín y como ya se ha visto no lo es. Y lejos de su feudo, que comúnmente es donde sufren los equipos, es el equipo que mejor defiende de la Liga. Fuera de casa el FC Barcelona es prácticamente imbatible. En diez encuentros ha encajado solo ocho goles y ha convertido 22. Es el equipo más goleador y a la vez el menos goleado.

Ter Stegen (Barça) parando el balón y evitando el gol del Getafe / EFE

Una de las paradas que realizó Ter Stegen en Getafe / EFE

La derrota en Butarque es la única mancha en el historial de un conjunto que lidera con mano de hierro la clasificación virtual de los visitantes. Ha logrado 23 puntos de los 30 posibles, una media ligeramente superior a los conseguidos en casa (0,76 puntos por partido fuera por los 0,75 en el Camp Nou).

El Barça debe aplicar esta misma dinámica en casa. Si no hay una mejora en el aspecto defensivo llegarán los disgustos, y probablemente no serán tan suaves como el empate frente al Valencia. En las eliminatorias europeas conceder ya no dos, sino un tanto en casa, es mortal para cualquier conjunto, por mucho que tenga a Messi Suárez delante.

 

Hoy destacamos