Universo Blaugrana

La maldición de los cuatro fantásticos en el Barça

El Barça sigue sin convencer y Valverde rescata viejas tácticas que nunca funcionaron

Diana Velasco Silgado @missVel11

24.11.2019 00:11h Actualizado: 24.11.2019 00:12 h.

2 min

El Barcelona saltó al verde de Butarque con una alineación un tanto peculiar. Para la delantera, Valverde apostó por juntar a Messi, Suárez, Griezmann y Dembelé, algoque hasta la fecha no había ocurrido y que no terminó surtiendo el efecto que se esperaba. El experimento del técnico extremeño pinchó estrepitosamente, de la misma manera que fracasaron los anteriores intentos por parte de otros entrenadores azulgranas.

La calidad de estos cuatro futbolistas no es ningún secreto, sin embargo, alinearlos a todos de una tacada no suele ser positivo para los intereses del Barcelona. Si echamos la vista atrás hasta 2008, cuando Rijkaard estaba al mando de primer equipo azulgrana, encontramos una delantera formada por cuatro nombres propios: Ronaldinho, Eto’o, Messi y Henry.

Talento no faltaba en las botas de estos cuatro jugadores, aún así, cuando todos se encontraban sobre el terreno de juego, la maquinaria del Barça no terminaba de carburar. Rijkaard fue lo bastante listo como para darse cuenta de ello y evitó tropezar en el futuro con la misma piedra.

Una maldición que se repite

La temporada pasada Valverde repitió la estrategia de Rijkaard y de nuevo resulto ser un fracaso. En aquella ocasión, las estrellas sobre el césped fueron Messi, Suárez, Coutinho y Dembelé, pero como ya ocurriera en 2008 y para no perder la costumbre, arrancar con cuatro delanteros terminó siendo una pésima idea.

El tercer ejemplo para confeccionar esta teoría lo hallamos en la presente campaña, durante la visita del Barcelona a Butarque. Frente al Leganés, los azulgranas partieron con cuatro atacantes, Messi, Suárez, Griezmann y Dembelé, y el resultado fue de nuevo un fiasco.

El Barça celebra uno de sus goles en Butarque/ EFE
El Barça celebra uno de sus goles en Butarque/ EFE

Nuca antes habían estado estos cuatro cracks juntos sobre el verde y visto el desenlace, parece que reunirlos nuevamente en partido oficial, no es una opción a tener en cuenta. Ninguno de ellos ha mostrado su mejor versión, aunque el principal señalado ha vuelto a ser Griezmann. El francés sigue sin justificar el precio que se pagó por su fichaje y la paciencia en Can Barça comienza a agotarse.

El Barcelona ha terminado ganando en Butarque, pero el juego del equipo en lo que llevamos de temporada, no convence a nadie. Valverde deberá buscar otro tipo de soluciones para reactivar la maquinaria azulgrana, pues el experimento de los cuatro fantásticos en línea de ataque continúa maldito. 

 
Hoy destacamos