Universo Blaugrana

Verratti, Mbappé y Messi en el partido del Barça contra el PSG / EFE

Verratti, Mbappé y Messi en el partido del Barça contra el PSG / EFE

Mbappé se come a Messi en el Camp Nou

El delantero francés firmó un ‘hat trick’ en una exhibición de potencia y liderazgo

Oriol Quintana @urikingkat

16.02.2021 23:19h Actualizado: 17.02.2021 12:50 h.

2 min

La derrota del FC Barcelona contra el PSG (1-4) tiene un protagonista claro en los 90 minutos: Kylian Mbappé. La rivalidad entre el delantero francés y Leo Messi era el gran duelo de la previa del encuentro y no hubo color entre uno y otro. Aunque el argentino avanzó a los culés con un tanto de penalti, el 7 parisino marcó un hat trick.

El joven de 22 años tenía la difícil misión de liderar a su equipo que contaba con la sensible baja de Neymar Junior, que se lesionó una semana antes del choque. Y lo hizo con seguridad y determinación, pidiendo el balón una y otra vez. Aunque Sergiño Dest controló sus ataques en estáticos, no pudo hacer nada en sus goles.

Festival de goles

El primer gol llegó en el minuto 32, después de una jugada en que el PSG combinó a la perfección. Marquinhos abrió el balón hacia la izquierda, donde aparecía Kurwaza. El lateral zurdo le dejaba a Verratti, que asistía con un sutil toque dentro del área y Mbappé, con suerte en el control, fusilaba a escasos metros a Ter Stegen.

Gol psicológico, pues llegó cinco minutos después del tanto de penalti de Leo Messi. Los culés ya no levantaron cabeza. En la segunda parte aparecieron cabizbajos y una acción que guarda muchas similitudes con la del primer gol les ponía con ventaja en el 65. Apertura a banda, centro y gol del francés.

Mbappé celebrando uno de sus goles contra el Barça / EFE

Mbappé celebrando uno de sus goles contra el Barça / EFE

Leandro Paredes abrió un buen balón a Florenzi, que le ganaba la espalda a Antoine Griezmann. El italiano, que no se encontraba en fuera de juego pues le habilitaba Dest, puso un centro dentro del área que rechazaba Piqué para evitar el tanto de Icardi. Con la portería vacía y sin oposición, Mbappé solo la tuvo que empujar.

Estas dos acciones de goles de delantero centro oportunista fueron maquilladas por una acción de auténtico crack. Con espacios, demostró que es letal. Un contraataque en el minuto 85 dirigido por Julian Draxler terminaba con un pase que dejaba solo al francés a pocos metros de Ter Stegen. Este le fusilaba al palo largo, en toda la escuadra, para redondear el ridículo del Barça.

Messi no pudo

Leo Messi apenas apareció contra el PSG, mientras Kylian Mbappé se comía el césped y era determinante. Es más, el internacional galo estuvo cerca de marcar otro gol al superar a Dest en un recorte, pero la ocasión la sacaba el portero. Por su parte, el argentino solo disparó en una ocasión, desde los 11 metros, en los 90 minutos.

Messi, cabizbajo tras caer contra el PSG | EFE

Messi, cabizbajo tras caer contra el PSG | EFE

Tocó menos balones que de costumbre --66 en total--, pero lejos del área. Su zona estaba especialmente vigilada por la dupla de centrales y el tridente en la medular por el que apostó Mauricio Pochettino. Enjaulado, el capitán no pudo liderar a su equipo como sí que lo hizo el joven francés. Dinámicas totalmente opuestas.

Desanimado, cabizbajo, sin fuerzas… Leo Messi volvió a recordar al de las grandes derrotas, al de Lisboa contra el Bayern de Múnich. Lo intentó tímidamente, sin determinación y no contagió de ganas ni de actitud a sus compañeros. Sin él, este Barça es imposible que levante cabeza. Llegaba en un buen momento, pero los culés recibieron un duro golpe de realidad. Pie y medio fuera de la Champions League.

 
Hoy destacamos