Universo Blaugrana

Una foto de Leo Messi con Lopes durante el partido frente al Olympique de Lyon / EFE

Una foto de Leo Messi con Lopes durante el partido frente al Olympique de Lyon / EFE

Messi o la agonía de una molesta contractura muscular

La falta de acierto del argentino y de su mejor juego condena al Barça a uno de sus peores registros de la temporada

Claudia Granja @c_granjafranch

22.02.2019 16:03h Actualizado: 22.02.2019 16:57 h.

2 min

El grito en el cielo. Así reaccionó el Camp Nou cuando Leo Messi se aquejó de un golpe durante el partido ante el Valencia en que los azulgranas tuvieron que remontar un 0-2 inicial que acabó en empate. En una jugada fortuita con Dani Parejo, el argentino recibió un golpe en el muslo que, pese a no causarle baja en las convocatorias posteriores, sí ha menguado el rendimiento del capitán y consecuentemente el del equipo.

El calendario no ha permitido al argentino tomarse descanso alguno y pese a que salió desde el banquillo frente al Real Madrid en el partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey, el golpe ha sido más psicológico que físico. Ya recuperado de las dolencias, el argentino todavía no ha recuperado su mejor juego. Frente al Valladolid perdonó una goleada, con penalti errado incluido, y frente al Olympique de Lyon en Champions, falló de cara a portería y también en los pases. Aquello que nunca falla el 10

El eje central del juego

Un descenso de nivel que ha condicionado los resultados de los azulgranas. Cuatro empates y una victoria por la mínima en los últimos cinco encuentros disputados. Cinco partido en los que solo se han marcado cuatro goles en 450 minutos. Un dato que preocupa en el barcelonismo visto lo que se viene este mes de febrero, con todos los títulos en juego y cuando la efectividad debe prevalecer por encima de –casi– todo. 

El juego azulgrana pasa por sus botas en la creación ofensiva y también en la finalización. Es el máximo artillero de Europa y el líder de los 61 goles que ha marcado el Barça esta temporada solo en el campeonato doméstico. Su contractura muscular debe quedar atrás en el Sánchez Pizjuán, visto también el bajo rendimiento de sus acompañantes. 

Una foto de Jordi Masip junto a Leo Messi durante el Barça - Valladolid / Twitter

Una foto de Jordi Masip junto a Leo Messi durante el Barça - Valladolid / Twitter

Sin Messi al 100%, sus compañeros también han reducido sus números. Luis Suárez firmó uno de sus peores partidos ante los franceses este martes y alargó su mala racha fuera del Camp Nou en Europa. Un total de 1.510 minutos sin marcar en la competición intercontinental fuera de la Ciudad Condal, en la que para colmo tampoco se ha estrenado esta temporada ni fuera ni en casa. En la Liga su último gol fue frente al Leganés en el Camp Nou. Con Dembelé recuperando su mejor versión, en la que vuelve a ser decisivo, pero con falta de gol y Coutinho en horas bajas, Messi vuelve a ser fundamental. 

Decisivo

Sin la omnipresencia del capitán en todas las esferas que conciernen al gol, la agonía se alarga. El papel de Boateng es testimonial e irregular y urge un relevo que quite tantas responsabilidades al argentino cuando no tiene el día o cuando los rivales le cierran de cuatro en cuatro. Malcom que brilla un día y desaparece al siguiente tampoco ha tenido la oportunidad de volver a deslumbrar. 

La contractura muscular debe quedar atrás, especialmente de la mente del rosarino. El devenir de la temporada está en sus botas ante la falta de respuesta de sus aliados.

 
Hoy destacamos