Universo Blaugrana

Messi y Suárez en el entrenamiento previo al partido frente al Tottenham / EFE

Messi y Suárez en el entrenamiento previo al partido frente al Tottenham / EFE

Messi defiende a Luis Suárez a muerte (por cinco motivos)

El uruguayo se ha convertido en uno de los pilares ofensivos del Barça y el mejor aliado del capitán para potenciar y habilitar su fútbol

Claudia Granja @c_granjafranch

10.10.2018 11:05h Actualizado: 22.05.2020 09:09 h.

2 min

Leo Messi y Luis Suárez son, a parte de grandes amigos, la dupla ofensiva indiscutible del Barça. Desde la llegada del charrúa al club en 2015, el potencial de ataque del Barça se ha basado en estos dos jugadores que contaron con la compañía de Neymar durante dos tres y ahora de Dembelé y Coutinho.

El mal momento del Barça y, especialmente, de Suárez ha hecho saltar las alarmas del club. Desde la dirección deportiva ya se busca a un sustituto para el uruguayo. Un fichaje que no vendría a quitarle el sitio, pero sí para ejercer el proceso de transición ante la edad y la caída del rendimiento del 9 azulgrana. Pese a las críticas que ha recibido en los últimos días, por su falta de gol, las estadísticas se mantienen del lado del delantero.

Defendido a capa y espada

Leo Messi se mantiene ajeno a las críticas externas a su compañero y sabe que tiene motivos de sobras para mantener su titularidad. En primer lugar, el uruguayo se ha convertido en su mejor asistente y ya ha superado a Dani Alves, quien ostentaba esta etiqueta hasta ahora. En tres temporadas, el charrúa ya ha dado 43 pases de gol al argentino, frente a las 42 que dio el lateral en sus ocho años en el club (2008-2016). 

Una foto de Messi y Suárez celebrando un gol con el Barça

Una foto de Messi y Suárez celebrando un gol con el Barça

Messi ve en Suárez un socio permanente. Su conexión en el terreno de juego es total y el delantero siempre intenta buscar una devolución para el 10. Además, otro motivo es su compromiso, sacrificio, entrega y garra. Forman parte de su ADN y no han cambiado. Algo que se intensifica cuando ofrece un desmarque al espacio para arrastrar a los defensas y alejar marcas del argentino, otra de las especialidades del charrúa.

Indomable e incómodo

También es el primero en presionar. Su voracidad por recuperar el balón es envidiable y más que necesaria. Es el primero de una línea defensiva que empieza en la delantera. Contagia a sus compañeros y mantiene su nivel durante 90 minutos.

Asimismo, mentalmente es uno de los jugadores más fuertes en el vestuario. Puede fallar infinidad de pases o definiciones que siempre está con la caña a punto para volver a intentarlo otra vez. 

En las últimas semanas se ha cuestionado su rendimiento de cara a portería. Cada temporada le cuesta arrancar de cara a portería, pero no se valora el trabajo sucio que realiza para que Messi pueda potenciar y habilitar su juego. De momento, su olfato goleador no ha despertado en su totalidad, pero al capitán no le importa que no marque, aporta mucho más que eso al equipo. 

Una foto de archivo de Luis Suárez / EFE

Una foto de archivo de Luis Suárez / EFE

Unas cualidades y entrega que, de momento, no ofrece ningún otro delantero. Coutinho es un mediapunta con gol y técnica, pero no tiene esa entrega. Dembelé le queda mucho por explotar y la única alternativa sería Munir, quien podría superar en olfato goleador al uruguayo, pero tampoco tiene esa explosividad y garra. Por ahora, no habrá debate. Si el Pistolero mantiene este nivel seguirá siendo un intocable bajo el consentimiento de Messi. 

 
Hoy destacamos