Universo Blaugrana

Messi protesta a Del Cerro Grande en el túnel de vestuarios | REDES

Messi protesta a Del Cerro Grande en el túnel de vestuarios | REDES

Messi, Piqué y Koeman, unidos contra un arbitraje vergonzoso

La comitiva azulgrana pidió explicaciones al colegiado tras una expulsión muy rigurosa a Lenglet

Redacción Culemanía @culemanias

02.10.2020 00:02h

2 min

El barcelonismo empieza a recuperar la ilusión con el Barça de Koeman. Solo dos meses después de la debacle ante el Bayern, el cuadro catalán parece un equipo nuevo. Motivación y preponderancia física por bandera, y liderados por un Ansu Fati que ha confirmado que es la gran apuesta de futuro del club; y un Leo Messi que ha recuperado la sonrisa. 

El FC Barcelona dio la sensación de un equipo trabajado, con todos los futbolistas remando en la misma dirección. En el triunfo ante el Celta, se pudieron ver muchos de los fundamentos que el holandés quiere en su equipo: capacidad de salir de la presión, contundencia en defensa, líneas adelantadas y mucho movimiento en las posiciones ofensivas. 

Los jugadores del Barça felicitan a Ansu Fati por su gol ante el Celta | EFE

Los jugadores del Barça felicitan a Ansu Fati por su gol ante el Celta | EFE

El conjunto azulgrana se presentó como una maquinaria bien engrasada, donde todas las piezas funcionaban correctamente. El equipo celeste no tuvo ninguna oportunidad de dar un susto a los culés, ni siquiera pese a jugar la mayor parte del choque con un jugador más. El árbitro se esmeró en ser protagonista, pero el Barça no se lo permitió. 

Leo Messi lidera la comitiva contra Del Cerro

Y es que el único momento en que se dudó del triunfo azulgrana fue cuando el arbitraje entró en escena. Del Cerro Grande demostró sus intenciones al expulsar rápidamente con roja directa a Gerard Piqué, antes de que el VAR la anulase por fuera de juego previo. Se quedó con las ganas. Pero no tardó en resarcirse al mostrar, al filo del descanso, una controvertida segunda amarilla a Clement Lenglet que dejó con un gusto agridulce a los de Koeman antes de marcharse al vestuario. 

No obstante, antes de salir al terreno de juego para disputar la segunda mitad, se vio un nuevo ejemplo de unidad en el cuadro culé. Leo Messi lideró una comitiva formada por Gerard Piqué y Ronald Koeman, que no dudaron en envolver al árbitro para pedirle explicaciones sobre la expulsión. La respuesta no convenció en exceso a los futbolistas culés. 

Sin embargo, demuestra que el nivel de compromiso de los pesos pesados del vestuario es indudable. Y sirvió para despertar a la bestia. El argentino se desató en la segunda mitad, y el Barça ganó con solvencia pese a la expulsión de Lenglet. Este Barça vuelve a ilusionar. 

 
Hoy destacamos