Universo Blaugrana

Messi contra Joao Félix / EFE

Messi contra Joao Félix / EFE

Messi recupera sus diagonales más diabólicas

El delantero argentino fue uno de los pocos que rompió la monotonía contra el Atlético

09.05.2021 02:38h

2 min

El FC Barcelona-Atlético de Madrid de este sábado fue un partido típico de final de Liga. Los dos equipos tenían más miedo a perder que a ganar, se respetaron en exceso y minimizaron los errores. Todo ello son eufemismos para evitar decir que el encuentro tuvo poco de entretenido y fue un sopor.

El único que pudo romper la monotonía por parte del Barça fue Leo Messi. Como siempre, el delantero argentino se puso el equipo azulgrana a la espalda y las pocas jugadas de peligro que generaron los catalanes salieron de sus pies. Fue, con el permiso de Yannick Carrasco, el mejor de la tarde en el Camp Nou.

Diagonales

El astro rosarino hizo mucho daño a la defensa del Atlético de Madrid. Y lo hizo a través de un recurso que parecía haber abandonado los últimos años: las diagonales. El carril central estaba superpoblado, así que Leo averiguó que la mejor forma para crear peligro era partir desde la banda derecha.

Leo Messi, lamentando el empate ante el Atlético de Madrid | EFE

Leo Messi, lamentando el empate ante el Atlético de Madrid | EFE

La primera víctima fue Saúl ÑíguezSimeone reubicó al centrocampista como carrilero zurdo y Messi, en una de las pocas transiciones rápidas que completó el FC Barcelona, cogió desprevenido al ilicitano, se cruzó por delante de él y Saúl no tuvo más remedio que derribarle para que no progresara. Vio la amarilla.

No fue la única cartulina ni falta peligrosa que provocó. Nada más arrancar la segunda mitad, se fue por velocidad de Felipe, que tuvo que tirarle al suelo para impedir que se plantara prácticamente solo ante Oblak. Ya en el tramo final del encuentro, provocó una falta de Kondogbia en la frontal que él mismo estuvo a punto de transformar.

La mejor ocasión

La acción más peligrosa de la tarde también la creó y la culminó él. Cogió el balón prácticamente en el centro del campo, tiró la diagonal y ningún defensa del Atlético de Madrid pudo frenarlo. Se fue centrando hasta encontrar una posición propicia para el disparo. Lanzó y Oblak, con la yema de los dedos, desvió su tiro de forma milagrosa. De haber entrado, hubiera sido uno de los mejores goles de toda su carrera deportiva.

Leo Messi, lamentando el empate ante el Atlético de Madrid | EFE

Leo Messi, lamentando el empate ante el Atlético de Madrid | EFE

Como viene haciendo durante todo 2021, Messi lideró al FC Barcelona para lograr la victoria. Pero no pudo hacerlo solo. Y el equipo azulgrana dice prácticamente adiós a la Liga.

Hoy destacamos