Universo Blaugrana

El defensa del FC Barcelona Samuel Umtiti / FCB

El defensa del FC Barcelona Samuel Umtiti / FCB

La misteriosa lesión de Umtiti siembra el pánico

El francés solo ha podido disputar siete partidos esta temporada y está siguiendo un tratamiento conservador

Pau Beya Acero @pbeya96

13.01.2019 11:16h Actualizado: 14.01.2019 12:22 h.

2 min

Uno de los temas que más preocupa al cuerpo técnico del FC Barcelona es la lesión en el cartílago de la rodilla izquierda de Samuel Umtiti. El central, imprescindible en la primera temporada de Valverde en el banquillo azulgrana, solo ha podido disputar ocho encuentros esta temporada, siete de Liga y uno de Champions League.

El francés arrastra esta lesión desde mayo del año pasado. El futbolista ya se perdió los tres últimos partidos de la pasada temporada y llegó al Mundial de Rusia con molestias. Como no podía ser de otra manera, el futbolista forzó y jugó con dolor durante los siete partidos de la Copa del Mundo en la que se coronó como campeón del mundo, un dolor que ha ido en aumento y ha afectado a su participación con el Barça esta temporada.

Umtiti tras ganar el Mundial con la selección de Francia / EFE

Umtiti se proclamó campeón del mundo con su selección en Rusia / EFE

Umtiti tenía dos opciones sobre la mesa: operarse o seguir un tratamiento conservador. Pese a que el cuerpo médico del club le recomendó que se operase, el jugador, que tiene la última palabra porque la rodilla es suya, apostó por el tratamiento conservador. No se sabe exactamente cuál, pero las opciones, según apunta Jordi Ardèvol, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Traumatología del Deporte, en La Vanguardia, podrían ser una magnetoterapia, infiltraciones, una plantilla para evitar el contacto entre hueso y cartílago o una combinación de diferentes tratamientos.

Si el tratamiento conservador no funciona se tendrá que operar

Aunque no sea el deseo del futbolista, si con el paso del tiempo no mejora no le quedará más remedio que pasar por el quirófano. Así lo asegura para La Vanguardia el traumatólogo especialista en rodilla y cadera Rafael González-Adrio. Hay dos tipos de operaciones distintas: las microfracturas, que consisten en hacer pequeñas perforaciones en la zona dañada y provocar el nuevo crecimiento de un tejido que proteja el cartílago, o la mosaicoplastia, con la que se extrae un fragmento de hueso de otra parte del cuerpo y trasplantarlo a la zona dañada.

Tras la operación, el jugador necesitará seis meses de recuperación. Tres para empezar a correr suavemente y tres más para que pueda volver a competir. "Nunca queda como si no hubiera pasado nada" señala Ardèvol en La Vanguardia. Pero si el tratamiento funciona, Umtiti debería poder competir otra vez al máximo nivel y disfrutar de una larga carrera.

Una lesión muy común en futbolistas

González-Adrio señala en La Vanguardia el peligro que tiene el fútbol para los cartílagos: "Carreras con cambios bruscos de dirección, caídas, rotaciones y a veces lesiones de ligamentos y de menisco que aumentan el riesgo de daños en los cartílagos". Muchos futbolistas acaban con problemas en los cartílagos en su carrera, lo que no es normal es que estos problemas sucedan a la edad que tiene ahora Samuel Umtiti.

Aunque en el FC Barcelona ya hubo otro central con problemas en los cartílagos de sus rodillas desde joven. Carles Puyol pasó por el quirófano por primera vez con tan solo 22 años. Es un caso esperanzador para Umtiti, puesto que el de La Pobla de Segur alargó su carrera futbolística hasta los 36 años, edad en la que se tuvo que retirar tras tres operaciones consecutivas que nada solucionaron.

Una foto de archivo de Carles Puyol con el Barça / EFE

Como Samuel Umtiti, Carles Puyol también sufrió con los cartílagos de sus rodillas / EFE

En el Barça preocupa Umtiti. Es un central de tan solo 25 años, renovado hasta 2023, que antes de la lesión apuntaba a central para 10 años. La lesión ha cambiado radicalmente la perspectiva: su rendimiento a corto plazo será nulo y el que ofrecerá a medio y largo plazo es toda una incógnita. Aunque hay motivos para la esperanza.

 
Hoy destacamos