Universo Blaugrana

Una foto de Leo Messi, Ousmane Dembelé y Philippe Coutinho / Twitter

Una foto de Leo Messi, Ousmane Dembelé y Philippe Coutinho / Twitter

Neymar amenaza a Coutinho y Dembelé

El fichaje del brasileño obliga a deshacerse de su compatriota y amenaza al francés pese haberle declarado intransferible

25.06.2019 21:00h

2 min

La operación retorno de Neymar es una realidad irrefutable en el Camp Nou. La posibilidad de que el brasileño vuelva a vestir de azulgrana es, hoy por hoy, una opción real en Can Barça y lo que hace semanas era imposible, está cada vez más cerca de producirse. 

Su deseo es volver junto a sus excompañeros tras dos años en París donde las lesiones y el proyecto deportivo han mermado el rendimiento deportivo de un jugador llamado a hacer historia. Una mala decisión que, parece, no le pasará factura definitivamente si se le permite regresar a la que fue su "casa". 

Su fichaje plantea muchos inconvenientes que el club deberá resolver. No solo el económico o el sentimental --especialmente de cara a la afición-- sino otro más importante y que afecta directamente a la configuración de la plantilla y la consecución de los títulos. El deportivo.

Sin sitio para todos

Desde el club la salida de Coutinho es una necesidad obligada. Recuperar parte de la inversión que se realizó por un jugador que no arranca vestido de azulgrana. No es el que fue en Liverpool y tampoco consigue desprenderse de los complejos que no arrastra con la canarinha. Se presupone que el mediapunta entrará en la operación, pero su fichaje pone en jaque a otra gran estrella que no podría convivir con el carioca en la plantilla. 

Neymar y Coutinho celebrando un gol con Brasil / EFE

Neymar y Coutinho celebrando un gol con Brasil / EFE

Segundas partes nunca fueron buenas, dicen, así como también que las comparaciones son odiosas. El refranero es extenso para equipararlo al fútbol, pero la realidad es otra. Se le consideró casi instranferible hace semanas, pero la posibilidad tan tangible de que Neymar regrese le coloca en un escenario de incertidumbre. 

Jaque y casi mate

Se trata de Ousmané Dembelé. El extremo francés tendrá difícil jugar con la llegada de Griezmann, pero si a eso se le suma el traspaso de Neymar no hay lugar para el talentoso galo. Asimismo, el rendimiento que ha ofrecido durante dos temporadas juega en su contra. No ha conseguido aportar ni la sombra de lo que consiguió el brasileño en cuatro temporadas. Su paso ha estado marcado por las lesiones, pero no es una razón de peso para no sopesar su salida. 

 

Lo que está claro es que Neymar y Dembelé no podrán convivir juntos. Dos jugadores de perfil muy similar que, con Messi como intocable, supondría tener dos perfiles duplicados en una plantilla que necesita alternativas. Tampoco acompaña su vida extradeportiva. Ese es el único punto en contra que comparten ambos jugadores. Vidas ajetreadas y desordenadas que pueden desconcentrarles de su profesión. Aun así, el carioca sigue venciendo. De azulgrana consiguió tener una estabilidad que en París no ha tenido, o al menos, pudo maquillarla. El francés, en cambio, no gana para disgustos y multas. 

El escenario juega en contra del francés a quien se comunicó semanas atrás que se contaba con él y que ahora, podría ser una venta obligatoria para cuadrar la masa salarial y sufragar otras incorporaciones. Neymar, la venta más cara de la historia, podría acabar con los dos fichajes más caros de la historia del club. Paradojas del fútbol.

 
Hoy destacamos