Universo Blaugrana

Moussa Wagué en el banquillo del Barça en partido oficial / EFE

Moussa Wagué en el banquillo del Barça en partido oficial / EFE

El olvidado del Barça con su futuro en el aire

El fichaje que ha visto afectada su carrera por las numerosas lesiones

Ángel Álvarez

30.07.2021 21:00h

2 min

Era la Copa del Mundo del 2018. Senegal estaba dejando unas buenas sensaciones en sus partidos de fase de grupos. Dentro de ese grupo de futbolistas caóticos y ofensivos, surgió el nombre de Moussa Wagué. Un lateral derecho que atacaba con mucha facilidad la profundidad de su banda, teniendo un peso importante con su selección en el sistema ofensivo. Eso llamó la atención del FC Barcelona.

Sin embargo, lo que parecía ser una contratación a tomar en cuenta, la realidad lo ha transformado en un fichaje de poco éxito. Lo peor del asunto es que no se trata tanto del nivel del jugador, sino de las dolorosas lesiones que lo han hecho estancarse en su proyección futbolística. Un problema que lo aqueja a día de hoy y que lo mantiene en el aire.

Moussa Wagué jugando contra el Borussia Dortmund / EFE

Moussa Wagué jugando contra el Borussia Dortmund / EFE

Nula continuidad

Wagué sufrió su primera baja de partidos en la temporada 2018-19, cuando tuvo un desgarro en el abductor. Dicha lesión le impidió jugar por 70 días completos, en los cuales se perdió un aproximado de 10 partidos. Se trataba de su primer curso con el FC Barcelona, por lo que a partir de ese punto empezó a tener dificultades en esa búsqueda de asentarse en el Barça B y, posteriormente, en el primer equipo.

En la siguiente temporada no tuvo suerte con la cesión. La entidad blaugrana decisión mandarlo al OGC Nice del campeonato francés. Curiosamente en esa temporada no padeció de alguna lesión importante, pero apenas contó con la confianza de dicho cuerpo técnico. En toda la 2019-20, llegó a jugar cinco partidos.

Moussa Wagué jugando con el PAOK / Redes

Moussa Wagué jugando con el PAOK / Redes

Los graves problemas aparecerían en la última campaña. Nuevamente salió cedido, en esta oportunidad al PAOK del fútbol griego, un destino exótico pero que podría haberle asegurado cierto protagonismo durante los torneos disputados. No obstante, 13 de diciembre del 2020 sufrió una rotura de rótula, la cual todavía le sigue afectando. Dicha lesión lo ha apartado un total 274 días –y sumando- de los terrenos de juego, perdiéndose hasta ahora 70 partidos.

Futuro incierto

Esa lesión es la que está haciendo peligrar su progresión en la élite europea. Su vinculación contractual con el FC Barcelona es hasta el 30 de junio del 2023. El equipo parece haber tomado la decisión de desprenderse definitivamente del senegalés, aunque con la obligación de esperar a que pueda recuperarse lo mejor posible de sus molestias. La expectativa es ubicarle un nuevo equipo durante el próximo mercado invernal. Una oportunidad para que Moussa Wagué pueda encontrarse de forma estable en el campo.

 
Hoy destacamos